Los videojuegos podrían potenciar el rendimiento cognitivo en niños

Los niños que juegan durante tres o más horas al día a videojuegos podrían tener mejores resultados en pruebas de habilidades cognitivas relacionadas con el control de impulsos y la memoria de trabajo, según revela un amplio estudio.
Escrito por: Natalia Castejón

25/10/2022

Videojuegos agilizan el cerebro infantil

El uso de videojuegos por parte de los más pequeños de la casa siempre genera polémica. Y no sólo entre los padres más o menos permisivos con este cada vez más popular ocio infantil, sino que entre la comunidad científica hay estudios que se postulan hacia sus efectos negativos y, como es el caso que nos ocupa, investigaciones que apuntan a un beneficio inesperado. Jugar a videojuegos podría mejorar el rendimiento cognitivo en los niños. Ese ha sido el descubrimiento de un estudio realizado por miembros del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) en el que indican que los niños que le dedican tres horas o más a este tipo de ocio tienen mejor control sobre sus impulsos y una mayor memoria.

PUBLICIDAD

La investigación, que se ha dado a conocer en la revista JAMA Network Open, ha analizado caso 2.000 niños entre 9 y 10 años que fueron sometidos a encuestas, pruebas cognitivas que medía el comportamiento impulsivo y la memoria y se les realizaron resonancias magnéticas cerebrales para ver posibles cambios en este órgano. Se les separó en dos grupos en función de si jugaban o no a videojuegos.

“Este estudio se suma a nuestra creciente comprensión de las asociaciones entre jugar videojuegos y el desarrollo del cerebro. Numerosos estudios han relacionado los videojuegos con problemas de comportamiento y salud mental. Este estudio sugiere que también puede haber beneficios cognitivos asociados con este popular pasatiempo, que merecen una mayor investigación”, explica Nora Volkow, principal autora del estudio.

PUBLICIDAD

Más actividad cerebral en zonas relacionadas con la atención y memoria

Los resultados que encontraron indicaron que los niños que declararon jugar tres o más horas al día era más rápidos y precisos en tareas que requerían del control del comportamiento impulsivo y de memorizar información, todo ello en comparación con los que nunca jugaban con la consola o el ordenador.

Estos resultados no indican que los niños puedan hacer un uso ilimitado de los videojuegos, sino que dependerá mucho de la temática del videojuego

Además, se observó que los cambios en la función cognitiva también se acompañaban de alteraciones en la actividad cerebral. Las resonancias magnéticas mostraron que los niños que jugaban a videojuegos durante tres o más horas al día tenían una mayor actividad cerebral en zonas del cerebro relacionadas con la atención y la memoria, y menos en las asociadas a la visión, comparado con los que no jugaban.

PUBLICIDAD

La posible explicación que barajan los autores es que este resultado provenga de la práctica de tareas relacionadas con el control de impulsos y memoria que se llevan a cabo mientras se juega a videojuegos, que pueden llegar a ser exigentes cognitivamente hablando. No obstante, los niños que dedicaban más de tres horas a los videojuegos tendieron a presentar mayores problemas de salud mental y comportamiento en comparación con los que no, pero los autores encontraron que esta asociación no era estadísticamente significativa.

“Si bien no podemos decir si jugar videojuegos con regularidad causó un rendimiento neurocognitivo superior, es un hallazgo alentador y debemos continuar investigando en estos niños a medida que pasan a la adolescencia y la edad adulta. Hoy en día, muchos padres están preocupados por los efectos de los videojuegos en la salud y el desarrollo de sus hijos y, dado que estos juegos continúan proliferando entre los jóvenes, es fundamental que entendamos mejor el impacto positivo y negativo que estos juegos pueden tener”, explica Bader Chaarani, uno de los autores del estudio.

PUBLICIDAD

Los investigadores han recalcado que sus resultados no indican que los niños tengan que pasar un tiempo ilimitado con ordenadores, televisores o móviles, sino que se debe controlar y dependerá mucho de las actividades específicas en las que participan. Por tanto, en función del tipo de videojuegosa los que juegen, como de acción y aventura, resolución de acertijos, disparos o deportes, se verán efectos diferentes en el desarrollo neurocognitivo, aunque en este estudio el tipo de temática no se analizó.

Actualizado: 26 de octubre de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD