El azúcar altera el microbioma desprotegiéndonos frente a la obesidad

Las personas que toman azúcar en sus dietas podrían estar alterando su microbioma intestinal, reduciendo el conjunto de bacterias protectoras, promoviendo así el desarrollo de enfermedades metabólicas, prediabetes y obesidad.
Escrito por: Natalia Castejón

30/08/2022

Montón de azúcar

Del microbioma intestinal depende gran parte de nuestra salud. Alterar este conjunto de bacterias beneficiosas podría fomentar el desarrollo de algunas enfermedades. Un estudio realizado por miembros de la Universidad de Columbia (EE.UU.) ha demostrado que incluir el azúcar en la dieta podría alterar la microbiota, eliminando así la protección que desencadena una serie de eventos que pueden aumentar el riesgo de obesidad, diabetes y otras enfermedades metabólicas.

PUBLICIDAD

Hay que recordar que el consumo de azúcar está aumentando cada vez más en la población mundial, sobre todo en la occidental. Los investigadores han recalcado que, aunque ya se sabía que llevar una dieta alta en grasas y azúcar promueve la obesidad, el síndrome metabólico y la diabetes, se desconocía cómo este tipo de dieta inicia los cambios que generan daños en la salud.

La investigación, que se ha publicado en la revista Cell, analizó los efectos de la dieta de estilo occidental ‒alta en grasas y azúcar‒ en el microbioma intestinal y en la salud general de un grupo de ratones durante cuatro semanas. Tras ese periodo, los animales presentaron rasgos de síndrome metabólico, como resistencia a la insulina, aumento de peso e intolerancia a la glucosa.

PUBLICIDAD

La importancia de las células inmunitarias Th17

Además, los autores observaron que los microbiomas intestinales de los ratones habían cambiado de manera radical, reduciéndose las bacterias filamentosas segmentadas propias de roedores, pollos y peces, que son cruciales para su buena salud, y el aumento de otras nocivas.

La bajada en la cantidad de bacterias filamentosas redujo la cantidad de células inmunitarias Th17 en el intestino, y estas células Th17 se descubrieron que eran clave para prevenir enfermedades metabólicas, diabetes y el aumento de peso.

“El azúcar elimina las bacterias filamentosas y, como consecuencia, las células protectoras Th17 desaparecen”

“Estas células inmunitarias producen moléculas que ralentizan la absorción de los lípidos malos de los intestinos y reducen la inflamación intestinal. El azúcar elimina las bacterias filamentosas y, como consecuencia, las células protectoras Th17 desaparecen. Cuando alimentamos a los ratones con una dieta alta en grasas y sin azúcar, retuvieron las células Th17 intestinales y estaban completamente protegidos contra el desarrollo de obesidad y prediabetes, a pesar de que consumían la misma cantidad de calorías”, explica Ivalyo Ivanov, principal investigador del estudio.

PUBLICIDAD

No obstante, la eliminación posterior del azúcar en la dieta no fue efectiva en todos los ratones, pues los que ya no contaban con bacterias filamentosas desarrollaron igualmente obesidad y diabetes. Esto podría indicar, según los autores, que las intervenciones dietéticas podrían funcionar solo en aquellos que tienen ciertas poblaciones bacterianas en su microbiota intestinal.

Los probióticos podrían ayudar a recuperar el microbioma intestinal

También resaltan que en estos casos podrían ser útiles los probióticos como suplemento. Los ratones que los recibieron y los que fueron suplementados directamente con células Th17 consiguieron recuperar buenos niveles de células Th17, por lo que estuvieron protegidos contra el síndrome metabólico a pesar del consumo de niveles altos de grasa.

PUBLICIDAD

Este estudio tiene como limitación que los humanos y los ratones no tienen las mismas bacterias intestinales filamentosas, sin embargo, los investigadores creen que otras bacterias presentes en la flora intestinal de las personas podrían tener los mismos efectos protectores.

“Nuestro estudio enfatiza que una interacción compleja entre la dieta, la microbiota y el sistema inmunológico juega un papel clave en el desarrollo de la obesidad, el síndrome metabólico, la diabetes tipo 2 y otras condiciones. Sugiere que para una salud óptima es importante no solo modificar la dieta, sino también mejorar el microbioma o el sistema inmunitario intestinal, por ejemplo, aumentando las bacterias inductoras de células Th17”, concluye Ivanov.

Actualizado: 1 de septiembre de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD