Hallan dos formas de acabar con la alergia a cacahuetes en los niños

Dos tratamientos para la alergia a los cacahuetes en niños pueden inducir su remisión para que puedan comer maní sin riesgos: la inmunoterapia oral –introducción gradual del alimento alergénico– y su combinación con un probiótico.
Escrito por: Natalia Castejón

07/02/2022

Dos terapias remiten la alergia al maní

La alergia a los cacahuetes o maní podría remitir gracias a dos tratamientos que han demostrado ser eficaces en los niños con este tipo de intolerancia. Este ha sido el resultado de un estudio realizado por investigadores del Murdoch Children’s Research Institute (MCRI) en el que se analizó a 201 niños de entre 1 y 10 años durante un periodo de cuatro años y con el seguimiento de los menores hasta 12 meses después del tratamiento.

PUBLICIDAD

Los dos tratamientos que han encontrado que son eficaces en los niños son la inmunoterapia oral, que consiste en introducir de forma gradual en la dieta de la persona alérgica el alimento que le causa reacción, y esta inmunoterapia oral sumada a la toma de un probióticoLactobacillus rhamnosus– que mejora la composición de las bacterias de la microbiota intestinal.

Anteriormente, el equipo de investigadores ya había comprobado que el tratamiento combinado de inmunoterapia oral y probióticos lograba remitir la alergia a los cacahuetes en el 74% de los participantes tras 18 meses de tratamiento, una cifra que bajaba ligeramente al 70% cuando solo se tenía en cuenta a aquellos que podían comer maní de manera segura cuatro años después.

PUBLICIDAD

Una gran mejora en la calidad de vida de los niños

Los resultados actuales, publicados en la revista The Lancet Child & Adolescent Health, indicaron que el 46% de los niños con tratamiento combinado tenían remisión clínica –fin por completo de la alergia– tras 18 meses de tratamiento, mientras que esto ocurría en el 51% de los que solo recibían inmunoterapia oral, y solo en un 5% de aquellos a los que se administró un placebo. Los que lo consiguieron pudieron dejar el tratamiento y comer una porción estándar de cacahuetes sin riesgos.

Añadir un probiótico a la inmunoterapia oral no mejoró su eficacia, pero redujo los síntomas gastrointestinales asociados al tratamiento

Además, explican los autores, ambos tipos de tratamiento mejoraron la calidad de vida de los niños, en comparación con la terapia estándar que se basa en evitar la ingesta del alimento, siendo mayor la mejora en aquellos que tuvieron la remisión clínica, que en los que lograron la desensibilización, que se caracteriza por poder comer el alimento sin reacciones, pero siguiendo un tratamiento para ello.

PUBLICIDAD

“La adición de un probiótico no mejoró significativamente la eficacia en comparación con la inmunoterapia oral; sin embargo, pareció mejorar la tolerabilidad del tratamiento, con menos síntomas gastrointestinales, especialmente en niños de entre uno y cinco años de edad”, ha explicado Mimi Tang, directora de la investigación.

El Dr. Paxton Loke, otro de los autores, ha declarado que los niños que estaban en remisión clínica presentaron menos reacciones a los cacahuetes en comparación con los que solo estaban desensibilizados. “Estar desensibilizado aún requiere un tratamiento diario continuo y evitar los alérgenos, por lo que la remisión parece ser un mejor resultado para los niños”.

Actualizado: 9 de febrero de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD