PUBLICIDAD

La salud de 5 mil millones de personas, en riesgo por las grasas trans

Las grasas trans artificiales mejoran el sabor de los alimentos procesados pero sus efectos son devastadores para la salud cardiovascular de la población mundial, causando medio millón de muertes al año según la OMS.
Escrito por: Caridad Ruiz

24/05/2019

Grasas trans

Las grasas trans son unos ingredientes que encontramos en numerosos productos alimentarios elaborados, que se utilizan para mejorar el sabor y la textura de los alimentos procesados, pero que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) ponen en peligro la salud de 5.000 millones de personas en todo el mundo, y causan más de medio millón de muertes al año. Se trata del primer documento que ha evaluado cómo las legislaciones de los diferentes países han contemplado la eliminación de estos ácidos grasos, una de las mejores y más efectivas medidas preventivas para salvar vidas, según la OMS.

Las grasas trans artificiales (pueden ser naturales procedentes de carnes y leches de rumiantes, como la vaca) surgen al hidrogenar parcialmente los aceites vegetales. Se encuentran presentes en la bollería industrial, alimentos ultraprocesados, congelados y precocinados, patatas fritas tipo chips, aperitivos salados. El motivo de su amplia utilización por la industria alimentaria es que mejoran el sabor y la textura de los alimentos y, además, hacen que se puedan conservar en buen estado durante más tiempo. Pero su efecto sobre la salud cardiovascular no puede ser peor, ya que aumenta los niveles de colesterol en sangre, sobre todo el LDL (más conocido como el malo) y disminuye el HDL (el bueno). También se incrementan los niveles de triglicéridos en sangre, y favorece la aparición de diabetes y arterioesclerosis.

La OMS, en 2009 aconsejó que el consumo promedio de estas grasas fuera inferior al 1% del aporte energético diario, lo que supone unos 2 g al día.

Las grasas trans aumentan los niveles de colesterol malo en sangre, los triglicéridos y favorece la aparición de diabetes

En este informe, denuncia que más de 110 países no cuentan con una legislación que limite este tipo de grasas, a pesar de que el objetivo marcado por esta organización es que en 2023 hayan desaparecido de toda la industria alimentaria, compromiso adquirido también por la Alianza Internacional de Alimentos y Bebidas. Para alcanzarlo, la OMS cuenta con una serie de medidas, el programa REEMPLAZA, para orientar a los responsables políticos y sanitarios sobre cómo eliminar del todo las grasas trans de los alimentos.

En Europa, las grasas trans se eliminarán en 2021

El estudio además refleja que en este último año, seis países han limitado la producción industrial de estos ácidos grasos y 24, entre los que se encuentra la Unión Europea, y por lo tanto España, han regulado también su limitación para que en dos años se supriman, en 2021.

Pero estas restricciones en la producción de estos ácidos grasos no se han producido de manera igualitaria. Los países más ricos son los que más regulaciones han promulgado contra estas grasas artificiales, en cambio ningún país con pocos recursos cuenta con medidas contra estas grasas producidas artificialmente. Eso quiere decir que más de dos tercios de toda la población está expuesta a los nocivos efectos que tienen sobre la salud.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD