PUBLICIDAD

Tomar lácteos a diario ayuda a prevenir el síndrome metabólico

Incluir en la dieta diaria leche, yogures y quesos bajos en grasa ayuda a prevenir factores de riesgo cardiovascular que favorecen la aparición del síndrome metabólico, según un análisis de casi 3000 estudios.
Escrito por: Caridad Ruiz

24/05/2019

Mujer tomando lácteos para prevenir el síndrome metabólico

Las personas que toman leche, yogures o queso, especialmente si son bajos en grasa, tienen un menor riesgo de síndrome metabólico, es decir, de desarrollar obesidad abdominal, hipertensión, diabetes, y niveles elevados de colesterol y de triglicéridos en sangre. En cambio, las personas que apenas consumen lácteos o estos no forman parte de su dieta tienen más riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y alteraciones metabólicas, como la diabetes, asociadas a la obesidad abdominal.

Para llegar a esta conclusión, científicos del CIBEROBN de la Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira i Vigil han revisado y analizado casi 3000 estudios observacionales publicados hasta ahora. La investigación se ha publicado en Advances in Nutrition.

Comer un yogur al día reduce un 23% el riesgo de desarrollar síndrome metabólico

Además, mientras se efectuaba este estudio estadístico, se realizó una investigación para saber si un mayor consumo proporcionaba una mayor protección cardiovascular. Según los resultados de esta investigación comer un yogur al día se asociaba con un 23% menos de riesgo de desarrollar síndrome metabólico. Incluso se comprobó que los lácteos con toda su grasa (no desnatados) no aumenta el riesgo de padecer esta patología.

Relación de los lácteos con el síndrome metabólico

No es la primera vez que se estudia la influencia de los lácteos en la aparición del síndrome metabólico. En el estudio PREDIMED, elaborado también por CIBERBORN y la Universidad Rovira y Vigil, se llegó a la misma conclusión. En esta ocasión participaron 1868 personas entre 55 y 80 años, que padecían uno o más factores de riesgo cardiovascular. Cuando acabó el estudio los investigadores observaron que los que más leche, yogures y queso bajos en grasas habían tomado eran un 28% menos propensos a desarrollar síndrome metabólico.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD