PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Ejercicio y deporte

Estar activo puede ayudar a reducir el riesgo de fibrilación auricular

Las personas que hacen ejercicio de manera habitual podrían reducir la posibilidad de desarrollar factores de riesgo asociados a la fibrilación auricular, como hipertensión o hipercolesterolemia, según un estudio.
Escrito por: Natalia Castejón

08/08/2018

Mujer con sobrepeso haciendo ejercicio

Realizar ejercicio físico podría reducir el riesgo de tener problemas de salud como hipertensión o hipercolesterolemia, lo que a su vez minimiza las posibilidades de padecer fibrilación auricular –una contracción irregular de las aurículas del corazón–, especialmente cuando se trata de personas con sobrepeso u obesidad. Así lo ha revelado un estudio realizado por un equipo de la Universidad de Noruega, tras más de ocho años de investigación.

El European Journal of Preventive Cardiology ha sido la revista encargada de recoger el estudio, que ha analizado a 43.602 personas que formaron parte del Estudio de Salud Nord-Trøndelag (HUNT), que se realizó de 2006 a 2008. Pasado este tiempo se siguió realizando un control en el que se observó que 1.459 de los participantes tuvieron fibrilación auricular, y se tomaron datos sobre el índice de masa corporal (IMC) de todos los participantes.

Las personas obesas que hacen mucho ejercicio podrían ayudar a frenar el aumento del riesgo de fibrilación auricular hasta en un 50%

Las personas obesas tienen más riesgo de fibrilación auricular

En los resultados se pudo ver que las personas con un IMC por encima de 30 –que se corresponde con una situación de obesidad– tenían más riesgo de fibrilación auricular que los que estaban por debajo de esa cifra. Además, aquellos que declararon que no hacían ningún tipo de ejercicio de manera habitual tenían el doble de riesgo de presentar este trastorno cardiaco que los que se mantenían activos, o tenían un peso corporal adecuado.

Otro de los hallazgos fue que las personas obesas que hacían bastante ejercicio eran capaces de frenar el aumento del riesgo de fibrilación auricular un 50%, aunque los investigadores subrayan que esta asociación no es segura, y Lars Elnan Garnvik, uno de los autores del trabajo, ha declarado que la relación entre hacer ejercicio y una menor probabilidad de sufrir fibrilación auricular no está garantizada, sino que solo se han observado indicios, por lo que se deben seguir realizando pruebas al respecto.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD