PUBLICIDAD

La bicicleta eléctrica y la tradicional tienen beneficios similares

Las bicicletas eléctricas, que requieren menos esfuerzo, tienen unos beneficios muy similares a las tradicionales, lo que puede motivar a las personas con sobrepeso o sedentarias a practicar más ciclismo.
Escrito por: Natalia Castejón

31/07/2018

Bicicleta eléctrica

Mantenerse activo es una buena manera de evitar enfermedades, y montar en bicicleta es una opción divertida, además de saludable. Además, ahora un nuevo estudio ha descubierto que los beneficios del ciclismo son muy parecidos tanto si se pedalea en una bicicleta tradicional como en una eléctrica, que dispone de una batería que hace más fáciles las subidas en pendientes, y en general toda la marcha.

La investigación que lo afirma, publicada en el Clinical Journal of Sport Medicine, ha sido llevada a cabo por un grupo de investigadores de la Universidad de Basilea (Suiza) después de analizar a 32 participantes con sobrepeso –Índice de Masa Corporal (IMC) de entre 28 y 29–, los cuales fueron divididos en dos grupos, uno de ellos usó las bicicletas eléctricas y otros las convencionales, durante un periodo de cuatro semanas.

Montar en bicicleta eléctrica mejora la capacidad de absorción de oxígeno y el funcionamiento del corazón de una manera parecida a como lo hace pedalear en una tradicional

Los resultados, después de ese mes de análisis en el que los participantes debían recorrer al menos seis kilómetros al día, tres veces a la semana, fueron similares. El grupo que pedaleó en las bicicletas eléctricas mostró mejoras en la absorción de oxígeno (VO2) –capacidad del organismo de retener y utilizar el oxígeno– similares a las de los que habían hecho ciclismo convencional. Además, también presentaron un mejor funcionamiento del corazón.

Mayor motivación para personas sedentarias o mayores

Según Arno Schmidt-Trucksäss, profesor de medicina deportiva en la Universidad de Basilea y uno de los autores del estudio, aunque los resultados se obtuvieron con solo un mes de análisis, si se confirmasen estos efectos beneficiosos para la capacidad cardiorrespiratoria a más largo plazo, sus hallazgos podrían representar una disminución del riesgo de muerte cardiovascular.

El investigador, junto con sus compañeros, observó que los participantes que habían utilizado las bicicletas eléctricas habían ido a una velocidad superior y habían aumentado la altura realizada cada día, en comparación con los que hicieron ciclismo tradicional, lo que indica que con este método se logra una mayor motivación, especialmente en el caso de las personas con sobrepeso y con edades avanzadas, que encuentran en las bicicletas eléctricas una ayuda para realizar las marchas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD