Hacer ejercicio podría reducir un 60% el riesgo de tener ansiedad

Realizar ejercicio físico de manera habitual, sobre todo si la actividad es de alta intensidad, podría ayudar a reducir el riesgo de desarrollar un trastorno de ansiedad hasta en un 60%, según un estudio con casi 400.000 personas.
Escrito por: Natalia Castejón

13/09/2021

Ejercicio reduce 60% riesgo de ansiedad

Siempre se ha dicho que hacer ejercicio físico es bueno tanto para el cuerpo como para la mente, y que es una manera muy eficaz para reducir el estrés. Ahora, un amplio estudio que analizado los datos de 395.369 personas durante un periodo de 21 años ha encontrado que mantenerse activo de manera habitual podría reducir hasta en un 60% el riesgo de desarrollar un trastorno de ansiedad tanto en hombres como en mujeres, un problema lamentablemente muy común en la actualidad.

Los participantes que hicieron esquí de fondo tuvieron un riesgo inferior de tener ansiedad en un periodo de 21 años

La investigación que lo afirma, publicada en la revista Frontiers in Psychiatry, indica que aproximadamente el 10% de la población mundial padece ansiedad, siendo dos veces más común en el caso de las mujeres.

Los resultados del trabajo mostraron que los participantes que habían participado en la carrera de esquí de fondo de larga distancia más grande del mundo, llamado Vasaloppet, presentaban un riesgo significativamente menor de desarrollar ansiedad, en comparación con los que no practicaban este deporte.

La importancia del rendimiento del ejercicio

“Descubrimos que el grupo con un estilo de vida más activo físicamente tenía un riesgo casi 60% menor de desarrollar trastornos de ansiedad durante un período de seguimiento de hasta 21 años”, ha explicado Martine Svensson, primera autora del estudio. A pesar de que la asociación se encontró en ambos sexos, hubo una diferencia notable en el nivel de rendimiento del ejercicio y el riesgo de ansiedad entre esquiadores y esquiadoras.

El rendimiento físico de un esquiador masculino no pareció interferir en las probabilidades de tener ansiedad, sin embargo las esquiadoras con un mayor rendimiento físico (medido como el tiempo de finalización para completar la carrera, que sería el equivalente a una dosis de ejercicio más alta) mostraban casi el doble de riesgo de sufrir este trastorno, comparado con el grupo físicamente activo pero en un nivel de rendimiento más bajo. En cualquier caso, observaron que el riesgo de desarrollar ansiedad entre las mujeres que realizaban este deporte de alto rendimiento era aún menor en comparación con las mujeres más inactivas físicamente en la población general.

“Creemos que esta cohorte de esquiadores de fondo es un buen indicador de un estilo de vida activo, pero también podría haber un componente de estar más al aire libre entre los esquiadores”, explican los investigadores. Aunque creen que sus hallazgos son muy importantes, reconocen que hacen falta más ensayos para conocer más sobre la validez y causalidad de esta asociación entre la realización de una actividad física intensa, como el esquí de fondo, y la ansiedad, a demás de comprobar si también ocurre con otros deportes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD