PUBLICIDAD

Administrar prebióticos a los caballos puede dañar su estómago

Los prebióticos que se administran a los caballos para mantener sana su flora intestinal se descomponen parcialmente en su estómago, lo que puede provocar la inflamación del mismo y causar más daños que beneficios.
Escrito por: Eva Salabert

08/10/2019

Caballo comiendo

Los suplementos nutricionales a base de prebióticos podrían perjudicar a los caballos, en vez de beneficiarlos, porque un nuevo estudio ha descubierto que antes de llegar al intestino estos productos se descomponen en el estómago de forma parcial y esto puede causar una inflamación en el revestimiento de este órgano del equino.

Los prebióticos son un tipo de fibra que se administra a los caballos con el objetivo de equilibrar su flora intestinal y prevenir así problemas de salud como los trastornos digestivos a los que son propensos estos animales, ya que tienen la capacidad de estimular el crecimiento y la actividad de algunas bacterias beneficiosas que habitan en el intestino grueso.

Los prebióticos eran fermentados por los microorganismos presentes en el estómago antes de llegar al intestino grueso de los caballos

Los investigadores –expertos de la Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg (MLU) y la Universidad de Medicina Veterinaria de Hannover (TiHo)– evaluaron qué efectos tenía proporcionar a los caballos un prebiótico que se emplea habitualmente en el sector equino, la alcachofa de Jerusalén (Helianthus tuberosus), y para ello añadieron a la dieta de seis de estos animales alimentos con este producto, que contenía elevadas cantidades de algunos carbohidratos, fructooligosacáridos e inulina, mientras que a otros seis ejemplares les suministraron un placebo.

Diseñar prebióticos que solo actúen en el intestino grueso

Posteriormente, analizaron la composición de las bacterias del tracto digestivo de todos los animales, y comprobaron que los prebióticos eran fermentados por los microorganismos presentes en el estómago antes de llegar al intestino. Como ha explicado Maren Glatter, miembro del grupo de nutrición animal de la MLU y una de las autoras del trabajo, este proceso de fermentación hace que se formen ácidos orgánicos que pueden deteriorar la membrana mucosa del estómago de los caballos.

Aunque los resultados de la investigación, que se ha publicado en PLOS One, también han demostrado que se produjo un aumento en la diversidad bacteriana de todo el tracto digestivo, por lo que seguramente los prebióticos ejercen el efecto protector sobre la salud intestinal que se pretende, pueden ser más perjudiciales que beneficiosos para estos animales si se utilizan en su actual formato.

Por ello, los investigadores han indicado que es necesario cambiar el diseño de estas sustancias a fin de evitar que comiencen a hacer efecto en el estómago, y para lograr que alcancen el intestino grueso en una dosis suficiente para influir positivamente sobre las bacterias intestinales, pero sin estimular excesivamente la actividad de dichos microorganismos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD