La tapsigargina, un potencial antiviral contra el COVID-19 y la gripe

Descubren que el fármaco tapsigargina puede actuar como antiviral y combatir eficazmente los virus responsables del COVID-19, el resfriado, el virus sincitial respiratorio y la gripe A, y podría ayudar a evitar la propagación de estas infecciones.
Escrito por: Eva Salabert

04/02/2021

Nuevo antiviral frente al coronavirus

La tapsigargina es un fármaco derivado de una planta que forma parte de una nueva generación de antivirales que, en lugar de atacar directamente al virus, actúan sobre el organismo del propio paciente para evitar la propagación de la infección. Este es el mismo mecanismo de actuación del medicamento español plitidepsina (Aplidina), que en pruebas realizadas en ratones ha demostrado una gran efectividad para combatir al coronavirus.

Ahora, científicos de la Universidad de Nottingham han descubierto, en un estudio realizado con células y animales, que la tapsigargina podría emplearse como un antiviral de amplio espectro para combatir eficazmente los virus responsables del COVID-19, el resfriado común, el virus sincitial respiratorio y la gripe A. Este tipo de infecciones tienen síntomas muy similares y esto dificulta mucho su identificación desde el punto de vista clínico, pero un medicamento como este podría servir para tratar todas estas infecciones al mismo tiempo y prevenir su propagación.

La tapsigargina impidió la replicación viral

La investigación que ha llegado a esta conclusión se ha publicado en Viruses y en la misma se ha comprobado que administrar pequeñas dosis de tapsigargina a animales ha inducido una respuesta eficaz contra los tres tipos más habituales de virus respiratorios, incluido el SARS-CoV-2. De hecho, la terapia con este medicamento impidió que los virus se replicaran en las células del infectado al menos durante 48 horas y lo hizo de forma más efectiva que algunos de los tratamientos que se emplean en la actualidad contra el COVID-19.

Administrar pequeñas dosis de tapsigargina a animales ha inducido una respuesta eficaz contra los tres tipos más habituales de virus respiratorios, incluido el SARS-CoV-2

Los principales beneficios de la tapsigargina que se han observado en los estudios basados en células y animales y que convierten a este fármaco en un prometedor antiviral son:

  • Es efectivo contra infecciones virales cuando se usa antes o durante una infección activa para evitar que el virus se replique en las células durante al menos 48 horas tras una única exposición de 30 minutos.
  • Se mantiene estable en ambientes de pH ácido como los que se encuentran en el estómago y, por lo tanto, se puede tomar por vía oral y podría ser administrado sin necesidad de inyecciones ni ingreso hospitalario.
  • No es sensible a las resistencias virales.
  • Es al menos cien veces más efectivo que los antivirales disponibles.
  • Es tan efectivo para bloquear las infecciones combinadas de coronavirus y gripe A como para las infecciones causadas por un solo virus.
  • Es un fármaco seguro (un derivado de la tapsigargina se ha probado para tratar el cáncer de próstata).

Según ha explicado el profesor Kin-Chow Chang, que ha coordinando este trabajo, es probable que "las futuras pandemias tengan un origen animal" y, por ello, “los nuevos tipos de antivirales pueden desempeñar un papel importante en el control y el tratamiento de las infecciones tanto en humanos como en animales”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD