La vacuna de AstraZeneca reduciría un 67% la transmisión del SARS-CoV-2

La vacuna anti-COVID de AstraZeneca podría reducir un 67% la capacidad de transmisión del coronavirus con una dosis, y su eficacia aumenta a intervalos más largos de refuerzo, alcanzando un 76% desde los 22 a los 90 días tras la vacunación.
Escrito por: Eva Salabert

04/02/2021

Vacuna Astrazeneca reduce 67% contagios

Las vacunas contra el COVID-19 evitan una infección por SARS-CoV-2 grave, o hacen que sea asintomática, pero aún se desconoce si pueden impedir que los vacunados se infecten y contagien a otros sin saberlo; es decir, que tal y como nos explicaba en nuestro artículo Dudas sobre las vacunas contra el COVID-19 la Dra. Carmen Cámara, inmunóloga en el Hospital La Paz de Madrid, estas vacunas “hacen que el organismo genere la misma respuesta inmunitaria que si se hubiera pasado la infección de forma natural y que cuando el vacunado se exponga al SARS-CoV-2 este no puede entrar o entre en muy poca cantidad, pero sí existe el riesgo de que se lo transmita a alguien que no sea inmune”.

Ahora, sin embargo, los últimos datos preliminares de los cuatro estudios (dos en el Reino Unido, y otros en Brasil y Sudáfrica) que tienen en marcha AstraZeneca y la Universidad de Oxford muestran que al repetir cada semana las PCR a los inmunizados con su vacuna anti-COVID, las PCR positivas se reducían hasta en un 67% tras la primera dosis en los participantes del Reino Unido, y casi en un 50% tras la segunda, lo que indica que el fármaco reduce la transmisión del coronavirus.

Las PCR positivas se reducían hasta en un 67% tras la primera dosis de la vacuna, y casi en un 50% tras la segunda, lo que indica que el fármaco reduce la transmisión del coronavirus

El estudio se ha publicado en un preprint de la revista The Lancet porque todavía no ha sido validado por científicos independientes, pero sus resultados, de confirmarse, son muy prometedores, ya que el seguimiento de los participantes sugiere una significativa disminución en la capacidad de contagiar del virus y, además, se observó que al espaciar la administración de la primera y la segunda dosis hasta en tres meses, la eficacia de la vacuna se mantuvo en el intervalo.

Mayor eficacia de la vacuna si aumenta el intervalo entre dosis

Los investigadores comprobaron que la eficacia de la vacuna aumentaba a intervalos más largos de refuerzo y que una sola dosis del fármaco era un 76% más eficaz para proteger contra el COVID-19 sintomático desde los 22 hasta los 90 días tras su administración. El impacto que tiene el intervalo de dosificación sobre la eficacia de la vacuna es relevante, ya que dicha eficacia pasa del 54,9% con un intervalo de menos de seis semanas al 82,4% cuando las dosis se separan 12 o más semanas.

“La eficacia de la vacuna de AstraZeneca pasa del 54,9% con un intervalo de menos de seis semanas, al 82,4% cuando las dosis se separan 12 o más semanas”

El profesor Andrew Pollard, jefe de los ensayos, ha explicado que “estos nuevos datos proporcionan una importante verificación de los datos provisionales que fueron utilizados por más de 25 reguladores para conceder la autorización de uso de emergencia de la vacuna. También apoyan la recomendación para adoptar un intervalo de refuerzo de 12 semanas, ya que buscan el enfoque óptimo para el despliegue, y nos asegura que las personas están protegidas desde 22 días después de una sola dosis de la vacuna”.

Los hallazgos del trabajo sugieren que es el intervalo de dosificación y no el nivel de dosificación lo que tiene un impacto clave en la eficacia de la vacuna. “Esto está en consonancia con investigaciones anteriores que apoyan una mayor eficacia con intervalos de cebado más largos realizados con otras vacunas como la de la gripe, el ébola y la malaria”, añade Pollard.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD