Un antidepresivo barato reduce el riesgo de hospitalización por COVID

La fluvoxamina, un antidepresivo económico, reduce el riesgo de hospitalización por COVID-19 grave en pacientes infectados con SARS-CoV-2 que tienen más probabilidades de empeorar por tener otras enfermedades, como la diabetes.
Escrito por: Eva Salabert

29/10/2021

Antidepresivo reduce riesgo COVID grave

Un nuevo estudio que probaba medicamentos ya comercializados para comprobar su potencial eficacia para combatir el COVID-19 ha descubierto que la fluvoxamina, un antidepresivo económico, reducía la necesidad de hospitalización en pacientes adultos de alto riesgo con esta enfermedad. Este fármaco se emplea habitualmente para tratar la depresión y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y los investigadores decidieron probarlo porque se sabe que reduce la inflamación y había dado buenos resultados en trabajos previos.

Cada ciclo de tratamiento del COVID-19 con fluvoxamina costaría cuatro dólares americanos, mientras que el precio de los tratamientos con anticuerpos IV se eleva a alrededor de 2.000 dólares y el fármaco antiviral experimental de Merck contra el COVID-19 cuesta unos 700 dólares por ciclo. Según han indicado algunos expertos es probable que se utilicen varios tratamientos combinados para combatir la infección por SARS-CoV-2.

El 11% de los individuos del grupo que tomó el fármaco necesitó ser hospitalizado o tuvo una estancia prolongada en urgencias, en comparación con el 16% de los que tomaron píldoras falsas

Los investigadores han compartido los resultados del estudio, que se han publicado en The Lancet Global Health, con los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, que publican pautas de tratamiento, y están a la espera de una recomendación de la Organización Mundial de la Salud. “Si la OMS recomienda esto, verá que se acepta ampliamente”, ha asegurado el Dr. Edward Mills, de la Universidad McMaster en Hamilton, Ontario, y coautor del estudio, que añade que el acceso a este medicamento es fácil para muchos países con pocos recursos, por lo que esperan “que se salven muchas vidas”.

Dudas sobre la dosis o la conveniencia de combinar tratamientos

El antidepresivo se probó en casi 1.500 brasileños que se habían infectado recientemente con el coronavirus y corrían el riesgo de sufrir un COVID-19 grave a causa de otros problemas de salud que padecían, como diabetes. Alrededor de la mitad de estos pacientes tomó fluvoxamina en su casa durante 10 días, mientras que el resto tomaron píldoras de placebo. Se les siguió durante cuatro semanas para comprobar quién llegaba a ser ingresado en el hospital o se veía obligado a permanecer mucho tiempo en una sala de urgencias cuando los hospitales se encontraban saturados.

Los investigadores comprobaron que el 11% de los individuos del grupo que tomó el fármaco necesitó ser hospitalizado o tuvo una estancia prolongada en urgencias, en comparación con el 16% de los que tomaron píldoras falsas. En base a los hallazgos, los expertos independientes que han monitoreado el estudio han recomendado que se detenga porque los resultados son los suficientemente claros. Todavía, sin embargo, falta averiguar cuál es la dosis más indicada de fluvoxamina para prevenir el COVID grave, y si sería conveniente combinar esta fármaco con otras terapias.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD