Asocian fumar cannabis en la adolescencia con tener hijos prematuros

Los adolescentes de entre 15 y 17 años que consumen cannabis de manera habitual tienen más riesgo de que sus hijos nazcan de manera prematura o con bajo peso al nacer, incluso hasta 20 años después del consumo de esta droga.
Escrito por: Natalia Castejón

20/08/2021

Adolescentes fumando cannabis

Las investigaciones para determinar los riesgos de consumir cannabis en la adolescencia siguen mostrando los efectos perjudiciales de su uso a una edad temprana, y un reciente estudio llevado a cabo por miembros de la Universidad de Bristol (Reino Unido) en colaboración con el Murdoch Children’s Research Institute (Australia) ha encontrado que los jóvenes de entre 15 y 17 años que consumen este tipo de drogas de manera habitual tienen más probabilidades de tener hijos prematuros o con bajo peso al nacer.

La investigación, publicada en la revista Scientific Reports, ha analizado a unas 665 personas pertenecientes a una cohorte de población general y ha tenido en cuenta su consumo de tabaco y de cannabis entre los 14 y los 29 años. Estos datos se han puesto en relación con el número de hijos prematuros que tuvieron, incluso 20 años después.

“El consumo frecuente de cannabis en adolescentes aumenta los riesgos de mala salud mental, pero nuestros resultados indican que puede haber más efectos que las personas no pueden anticipar”

Los resultados mostraron que uno de cada cuatro bebés de padres mayores de 29 años que habían consumido cannabis de manera habitual entre los 15 y los 17 años nacieron de manera prematura o tuvieron bajo peso al nacer, en comparación con uno de cada 20 de aquellos cuyos padres no habían tomado este tipo de drogas, o no lo habían hecho con tanta frecuencia.

El cannabis, la droga ilícita más consumida por los adolescentes

“El cannabis es la droga ilícita más consumida entre los adolescentes. Ya existe evidencia de que el consumo frecuente de cannabis en adolescentes aumenta los riesgos de mala salud mental, pero nuestros resultados indican que puede haber más efectos que las personas no pueden anticipar”, explica la Dra. Lindsey Hines, una de las investigadoras del estudio.

Según la investigadora y George Patton, otro de los autores, es preocupante que a medida que se liberaliza el consumo del cannabis en algunos países pueden ir aumentando el número de adolescentes que fumen esta sustancia. Con este estudio pretenden informar a los Estados para que garanticen que los cambios en las políticas no pongan en riesgo a su población joven.

Aun así, destacan que se necesita llevar a cabo más investigaciones para poder comparar los resultados entre hombres y mujeres y para comprender mejor los mecanismos biológicos y sociales que podrían estar relacionados con estas asociaciones.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD