Los trabajos que estimulan la mente reducen el riesgo de demencia

Las personas que tienen trabajos mentalmente estimulantes tienen menos probabilidades de desarrollar demencia en la tercera edad, pues ayudan a mantener niveles bajos de las proteínas cerebrales que intervienen en la enfermedad.
Escrito por: Natalia Castejón

20/08/2021

Programador web trabajando

Los trabajos que requieren de estimulación cognitiva podrían contribuir a la reducción del riesgo de desarrollar demencia en la tercera edad, según ha dado a conocer un estudio internacional en el que se han analizado los efectos que tiene el tipo de trabajo que se lleva a cabo durante la vida sobre el deterioro cerebral en la vejez.

Los hallazgos de la investigación han mostrado que la estimulación mental en el puesto laboral podría prevenir o frenar la aparición de la demencia, aunque los autores señalan que para que el trabajo sea catalogado como protector frente al deterioro cognitivo es necesario que incluya la realización de tareas exigentes con una gran libertad de decisión laboral.

La estimulación mental en el trabajo parece durar más que la que se produce haciendo pasatiempos, otra manera eficaz de incentivar la cognición

Según explican en el artículo publicado en la revista The BMJ, esto podría deberse a que la estimulación mental en el trabajo podría ser clave para reducir los niveles de una proteína cerebral que está relacionada con la axonogénesis y la sinaptogénesis, dos procesos que fomentan la aparición de la demencia.

La estimulación cognitiva inhibe procesos involucrados en la demencia

Tal y como indican los investigadores, “los hallazgos de que la estimulación cognitiva se asocia con niveles más bajos de proteínas plasmáticas que potencialmente inhiben la axonogénesis y la sinaptogénesis y aumentan el riesgo de demencia podrían proporcionar pistas sobre los mecanismos biológicos subyacentes”.

En la investigación, que incluyó a 107.896 personas, se hizo un seguimiento sobre el tipo de trabajo y el riesgo de demencia durante 17 años de media. Se encontró que el riesgo de demencia fue menor en los individuos con una estimulación cognitiva elevada en su desempeño profesional, en comparación con el que correspondía a un trabajo con bajas demandas o falta de control por parte del empleado.

Este tipo de estimulación cerebral en el puesto de trabajo parece durar más que, por ejemplo, hacer pasatiempos, otra manera eficaz de incentivar la cognición. Además, observaron indicios que indicaban que la asociación era más fuerte para el alzhéimer que para otro tipo de demencias.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD