PUBLICIDAD

El azúcar de manosa, un posible aliado para el tratamiento del cáncer

El azúcar de manosa reduce significativamente el crecimiento de los tumores en varios tipos de cáncer y potencia los efectos de la quimioterapia, según un estudio en ratones y cultivos de células cancerosas.
Escrito por: Eva Salabert

23/11/2018

Arándanos y naranjas

Los tumores cancerosos necesitan mucha glucosa para crecer y expandirse, pero no es posible eliminarla totalmente del organismo porque los tejidos sanos también la necesitan. Sin embargo, una nueva investigación que se acaba de publicar en Nature, ha revelado que el azúcar de manosa, es capaz de bloquear suficiente cantidad de glucosa para retrasar el crecimiento de ciertos tipos de cáncer en ratones, sin que los tejidos normales resulten perjudicados.

Los investigadores añadieron este suplemento nutricional al agua de un grupo de ratones con cáncer de páncreas, de pulmón o de piel, y observaron que el crecimiento de sus tumores disminuía significativamente, sin provocar efectos secundarios. Posteriormente administraron a los animales cisplatino y doxorrubicina, y comprobaron que el azúcar de manosa también mejoraba los efectos de estos dos medicamentos que se usan habitualmente en los tratamientos de quimioterapia, y que el tamaño de los tumores se redujo, e incluso aumentó la vida útil de algunos de los roedores.

Eficacia de la manosa en cultivos de células cancerosas

Decidieron probar entonces si ocurría lo mismo con otras neoplasias como cáncer de ovario e intestino, osteosarcoma o leucemia, y para ello cultivaron células cancerosas en el laboratorio y las trataron también con este tipo de azúcar. Algunas de las células respondieron bien a la terapia, pero otras no lo hicieron, y los científicos observaron que la presencia de cierta enzima que descompone la manosa en las células constituía un signo de la efectividad del tratamiento.

Se desconoce si el azúcar de manosa puede tener efectos adversos en humanos, por lo que nadie debe consumirla sin supervisión médica

El profesor Kevin Ryan, del Instituto de Investigación de Cáncer del Reino Unido Beatson y principal autor del trabajo, ha declarado que ahora su objetivo es averiguar por qué este tratamiento solo funciona en determinadas células, e identificar a los pacientes que podrían beneficiarse de esta opción terapéutica contra el cáncer.

Sin embargo, como ha explicado Martin Ledwick, del Cancer Research UK, la investigación se encuentra aún en una fase temprana y se desconoce si la manosa podría tener efectos adversos en los seres humanos, por lo que advierte de que hasta que se compruebe su seguridad en ensayos clínicos con personas, nadie debe consumirla sin supervisión médica.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD