PUBLICIDAD

Así será el estudio de seroprevalencia que Sanidad iniciará el lunes

El estudio de seroprevalencia que comenzará el lunes permitirá estimar el porcentaje de población que ha desarrollado anticuerpos contra el coronavirus en España y evaluar la evolución de la epidemia. Detallamos cómo se llevará a cabo.
Escrito por: Eva Salabert

22/04/2020

Estudio de seroprevalencia que Sanidad iniciará el lunes

El pasado 27 de abril comenzó el esperado Estudio Nacional Epidemiológico de la infección por SARS-CoV2 en España (ENE-COVID), cuyo objetivo es hacer una estimación sobre el porcentaje de la población española que ha desarrollado anticuerpos frente al nuevo coronavirus (concepto conocido como seroprevalencia), y en el que en la primera semana han participado 46.700 personas. Para llevarlo a cabo el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha colaborado para seleccionar más de 36.000 hogares repartidos por todo el país, que incluyen un mínimo de 60.000 personas de todos los grupos de edad, incluidos niños, para que la muestra sea representativa. Y cuya muestra total, según ha informado Europa Press, será de 90.000 personas de todas las comunidades autónomas.

El estudio de seroprevalencia es un proyecto conjunto del Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, en estrecha colaboración con las comunidades autónomas, y proporcionará información relevante para la toma de decisiones de salud pública en el conjunto del Estado, especialmente de cara a la adopción de medidas de desescalada del confinamiento.

El test rápido de determinación de anticuerpos en sangre consiste en un pinchazo en un dedo y permite saber si el individuo ha estado infectado

En la rueda de prensa para informar sobre el estado de la epidemia de COVID-19 en nuestro país, Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, ha explicado que se trata de un “estudio ambicioso con una metodología muy estudiada y preparada”, y que por su diseño permite “valorar tanto la situación actual, como la evolución de la transmisión (del virus) en las próximas semanas”.

Respecto a su utilidad de cara a implementar medidas de desescaladas, el epidemiólogo ha añadido que “se empezarán a obtener resultados preliminares desde el final de la primera semana de desarrollo, o como muy tarde en la segunda”, y que así se podrá valorar el número de casos que se producirán en las siguientes semanas. Ha señalado que los datos que se obtengan contribuirán a “reorientar las medidas de control en el caso de que sea necesario, porque se podrán hacer estimaciones de la incidencia, y que aunque estas estimaciones no siempre reflejan una situación real, permiten empezar a trabajar en los planes de transición”.

Qué pruebas se realizarán a los participantes del ENE-COVID

El ENE-COVID se ha diseñado en base a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para estudios de seroprevalencia frente al coronavirus SARS-CoV-2. Las personas seleccionadas para participar en el estudio –de forma voluntaria– deben responder a un breve cuestionario para conocer si han sido diagnosticados de COVID-19, o han experimentado síntomas compatibles con la enfermedad, así como sus principales factores de riesgo conocidos.

Además, se les realizará un test rápido de determinación de anticuerpos en sangre por inmunocromatografía, que consiste en un pinchazo en un dedo y permite saber si el individuo ha padecido la infección. La prueba se realizará en el hogar de los participantes o en un centro de salud, dependiendo de las circunstancias de la familia y la evolución de la epidemia en su zona de residencia. Aunque se estima que esta técnica tiene una sensibilidad superior al 80%, su capacidad diagnóstica solo se ha probado en determinados grupos de pacientes, por lo que no se sabe si estos datos se pueden extrapolar al conjunto de la población.

Estudiar a personas que conviven permitirá distinguir entre nuevas infecciones por transmisión comunitaria y las que se producen en el domicilio

Por esta razón, en todos los participantes que den su consentimiento también se recogerán muestras de sangre por venopunción –mediante un pinchazo en el brazo– que serán analizadas bajo la dirección del Centro Nacional de Microbiología, utilizando para ello técnicas serológicas más precisas, que contribuirán a mejorar la fiabilidad de los resultados.

Con estas dos pruebas se podrá obtener una estimación poblacional de la presencia de anticuerpos del coronavirus, y se complementarán con las preguntas que respondan los participantes informando sobre las posibles fuentes de contagio o los síntomas que hayan experimentado. Este cuestionario epidemiológico se obtendrá mediante una aplicación web para acelerar la obtención de la información.

Familia en casa para pasar la cuarentena con coronavirus

Estudiar a todos los individuos que conviven en la misma casa favorece que la muestra poblacional sea representativa y permitirá distinguir entre las nuevas infecciones que contraen por transmisión comunitaria y la que se pueden estar produciendo en el interior del domicilio. Además, para analizar la evolución de la epidemia de forma dinámica se realizarán varias visitas a los voluntarios para comprobar si desarrollan anticuerpos durante el tiempo que dure el estudio.

Cómo se informará a los participantes en el estudio de seroprevalencia

Los hogares que participarán en el ENE-COVID se han seleccionado al azar, y se llamará por teléfono a sus miembros para informarles sobre los objetivos del estudio y solicitar su consentimiento, ya que la participación es voluntaria. En caso de aceptar, se concertará con ellos la visita a su domicilio o se les citará en un centro de salud.

Los participantes tendrán a su disposición una línea de atención telefónica en la que podrán resolver todas sus dudas, y se les entregará un documento de consentimiento informado, incluyendo uno destinado a los menores para explicarles en qué consiste su participación. También se ha diseñado un protocolo específico de bioseguridad que protegerá la salud tanto de los participantes, como del personal sanitario que se encargará del trabajo de campo.

El papel de las comunidades autónomas en el estudio

Las comunidades autónomas prestarán su colaboración para llevar a cabo el estudio de seroprevalencia que están ultimando el Ministerio de Sanidad y el ISCIII, según se acordó en el Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud celebrado ayer, y para ello se encargarán de proporcionar el personal sanitario necesario y de establecer la logística más adecuada en cada territorio, controlando que se cumplan los requisitos metodológicos del estudio, de acuerdo a sus circunstancias particulares.

Además, los servicios de Atención Primaria desempeñarán una función relevante durante todo el proceso, ya que en total participan 1.919 centros de salud en el desarrollo del estudio, con más de 9.000 profesionales. El personal de enfermería, en concreto, está desempeñando una importante función en la elaboración de cuestionarios, test rápidos de detección de anticuerpos y la toma de muestras a través de análisis de sangre.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD