La variante BF.7 mayoritaria en China es de bajo riesgo para Europa

La variante BF.7 del coronavirus mayoritaria en China no se considera peligrosa para poblaciones muy inmunizadas, pero España y otros países aplican controles a los viajeros procedentes de China y el Colegio de Médicos pide tomar precauciones.
Escrito por: Eva Salabert

03/01/2023

Mujer subiendo a un avión con destino a China

El 80% de los casos de COVID-19 que se han detectado en China se han atribuido a la variante BF.7 del coronavirus, y parece ser que su capacidad para propagarse en una población altamente inmunizada como la española –entre la que están circulando variantes del SARS-CoV-2 más competentes– es bastante limitada. Además, las secuencias genómicas de otras variantes de las que el país asiático ha informado en los últimos días tampoco muestran mutaciones preocupantes. “Todas se parecen mucho a variantes conocidas observadas en diferentes partes del mundo entre julio y diciembre”, ha señalado el consorcio internacional de vigilancia genómica Gisaid.

PUBLICIDAD

La variante BF.7 mayoritaria en China procede de la ómicron BA.5 que se detectó este verano pasado en 91 países –según datos de outbreak.info– y que por lo general provoca síntomas leves similares a los de un resfriado común en las personas inmunizadas. Por ello, si la información proporcionada por China sobre las variantes que circulan allí es verídica, y si la BF.7 no ha mutado a versiones peligrosas respecto a la misma variante detectada en otros países, es poco probable que los coronavirus procedentes de China constituyan un problema de salud pública en Europa en este momento, y por ello el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) ha calificado de “injustificados” los controles a viajeros que llegan de China.

PUBLICIDAD

Sin embargo, existe incertidumbre sobre la situación de la epidemia en China, por lo que 13 países han tomado la decisión de imponer controles a los viajeros que lleguen de allí, como que dispongan de un test con resultado negativo antes de iniciar el viaje (que les exigirán en Estados Unidos, India, Francia o Australia, entre otros países). Otros países, como Marruecos, prohíben la entrada a su territorio a cualquier persona procedente de China, según informa Reuters.

OMS: monitorizar la evolución de la pandemia por COVID en China

El pasado sábado en España entraron en vigor medidas para controlar a los viajeros procedentes de China y que consisten en tomar la temperatura a todos los viajeros y comprobar que tienen la pauta de vacunación completa, que han pasado el COVID en los últimos seis meses, o que han dado negativo en un test antes del vuelo (máximo 24 horas antes si es un test de antígenos, y 72 horas si se tratad de una PCR). A su llegada al aeropuerto, además, se les podrá realizar un test para comprobar si tienen una infección activa, aunque en caso de que el resultado sea positivo no se puede restringir legalmente la movilidad de los afectados, y la norma del ministerio de Sanidad publicada el sábado en el BOE delega en “los servicios sanitarios de las comunidades autónomas” la decisión de cómo actuar.

“En el contexto actual, la entrada de ciudadanos provenientes de China debe contar con la doble condición de prueba PCR negativa, así como el certificado de vacunación COVID”

Por su parte, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) justifica la preocupación por el aumento de casos de COVID en China y consideran que el Consejo Interterritorial “debería asumir el protagonismo y una voz única en este escenario” y que “la coordinación entre autoridades sanitarias central y autonómicas es esencial, debiendo evitarse que esta situación sea motivo para una nueva controversia política”.

PUBLICIDAD

Si bien señalan que debe primar la cautela, y no la alarma, especifican que “los principios de preparación y prudencia obligan a tomar medidas para anticipar una posible nueva ola”, y opinan que es importante que “la Organización Mundial de la Salud (OMS), como autoridad sanitaria internacional, tenga la capacidad y el poder para desarrollar su función de vigilancia epidemiológica global, y monitorice la evolución de la pandemia en China. También la Unión Europea debería coordinar las medidas de vigilancia activa para controlar la posible expansión de la Covid-19”.

En el caso de España, valoran las medidas puestas en marcha por el Gobierno, aunque creen que debería hacerse más: “En el contexto actual, la entrada de ciudadanos provenientes de China debe contar con la doble condición de prueba PCR negativa, así como el certificado de vacunación COVID”. Y recomiendan que en especial los grupos de población más vulnerables extremen los hábitos de higiene y sigan utilizando mascarillas aunque no sea obligatorio.

Actualizado: 3 de enero de 2023

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD