Una persona con COVID-19 grave podría llenar una habitación con virus

Una persona con una elevada carga viral de SARS-CoV-2 podría llenar una habitación del coronavirus de manera rápida si tose con frecuencia y sin usar mascarilla, poniendo en riesgo a todos los que se encuentren en la misma sala.
Escrito por: Natalia Castejón

28/07/2020

Persona con COVID-19 grave en una habitación

Hace unas semanas la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció que el SARS-CoV-2 podría transmitirse por el aire, especialmente en espacios cerrados. Ahora, una nueva investigación suiza ha determinado la cantidad de este virus que se quedaría en una habitación cerrada si hubiese una persona infectada grave y sin usar mascarilla.

El estudio, que se ha publicado en la revista JAMA Network Open, está basado en investigaciones anteriores que analizaban las emisiones resultantes de personas con COVID-19 con una carga viral típica y casos más graves con una elevada carga viral en los que se tosía con más frecuencia en salas de unos 50 m³, el tamaño equivalente a una pequeña oficina o una sala de atención médica.

7,5 millones de copias del coronavirus por cada m³ de aire

Los resultados dejaron ver que las personas con una carga viral típica no son capaces de inundar todo el espacio cerrado con gotas respiratorias infectadas, por lo que según las estimaciones del estudio el riesgo de contraer el virus tiende a ser bajo. Sin embargo, no ocurre lo mismo en los casos graves, en los que se estimó que un individuo que tosiera con frecuencia podría llegar a expulsar hasta 7,5 millones de copias del coronavirus por cada metro cúbico de aire.

El riesgo de contagio por COVID-19 en una sala podría incluso llegar a duplicarse si la persona infectada esta cantando o hablando en voz alta

Dai- Hua Tsai y Michael Riediker, autores del estudio, han declarado que estos hallazgos implican que las personas pueden estar en riesgo de infección si se encuentran más de unos minutos en una habitación pequeña y mal ventilada con alguien con COVID-19 y una carga viral alta. Además, ese riesgo podría aumentar entre una y dos veces si ese individuo está cantando o hablando en voz alta.

También se ha establecido que las mascarillas pueden ser una buena ayuda para evitar que esto pase, pues si el paciente infectado la lleva puesta y tose se reducirán los niveles de aspersión y, por tanto, de riesgo de contagio. No obstante, este estudio cuenta con una gran limitación, y es que el equipo de investigadores usó un modelo matemático para saber la cantidad de virus que una persona infectada puede liberar al aire en función de su carga viral, por lo que todavía deben realizarse más estudios antes de sacar conclusiones.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD