PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Protege tu piel del frío
Los factores climatológicos adversos, como el frío y el viento, pueden debilitar nuestra piel provocando graves trastornos e incluso su envejecimiento precoz. Aprende a cuidarla también en invierno.
Escrito por Gemma Paz del Pino, Periodista

Cómo cuidar tu piel en invierno

A pesar de que la piel cuenta con sus propios medios de autodefensa, los factores climatológicos adversos, como el frío y el viento, la pueden debilitar provocando graves trastornos e incluso su envejecimiento precoz. Aprende a cuidarla también en invierno.

Los cambios bruscos de temperatura a los que es sometida nuestra piel en invierno deterioran su capa hidrolipídica, dejándola desnuda frente a las agresiones externas, con ello se acentúa la pérdida de agua y aparece la deshidratación. Los síntomas que la acompañan son: sequedad, descamación, falta de brillo e incluso pequeñas heridas.

Recomendaciones para cuidar tu piel en invierno

La Academia Española de Dermatología aconseja seguir las siguientes pautas para superar el invierno sin daños:

Las manos, la cara y el cuello

Al carecer de glándulas sebáceas se descama con mayor facilidad y han de ser hidratas a conciencia, ya que son las zonas que más expuestas a la inclemencias del tiempo. Para ello, conviene utilizar cremas altamente nutrientes que cuenten, como mínimo, con un factor de protección solar 15.

Los labios

Si los sientes resecos evita humedecerlos con saliva, pues esto produce una irritación adicional, en su lugar opta por protectores labiales hidratantes.

Cambios de temperatura

Cuidado con ellos, el paso del frío al calor es muy perjudicial para la piel, especialmente en el caso de las más sensibles, y puede aumentar las posibilidades de que aparezcan vasos dilatados y rojeces.

Ropa

Si has de exponerte a climas fríos, elige prendas de tejido térmico, como el algodón, que además de conservar el calor mantiene la piel seca y permite la evaporación del sudor. El uso de prendas invernales demasiado ceñidas impiden la correcta transpiración del organismo, lo que a su vez puede provocar descamación en piel.

Deporte

Los aficionados a los deportes de invierno deben extremar estas precauciones especialmente en las horas centrales del día (12-15 horas), mediante la utilización de un factor de protección solar adecuado.

En el baño

El frío invernal provoca que nada más llegar a casa apetezca tomar una ducha caliente, cuidado con  la temperatura del agua, pues los baños excesivamente calientes y prolongados remueven el manto hidrolipídico. Por ello los dermatólogos recomiendan tomar baños rápidos con agua tibia y jabones que respeten la estructura química de la piel.

Hidratación

Ttipología (seca, grasa, o sensible). Aplícala en todo el cuerpo, con especial énfasis en codos y rodillas, éstas son regiones que se resecan con facilidad.

Temperatura ambiente

En casa la temperatura ambiente no debería sobrepasar los 22 grados y siempre que fuese posible se debería contar con un humidificador o sistema de humidificación ambiental, como colocación de toallas húmedas en radiadores y otros focos de calor.

Actualizado: 4 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD