PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Maca, el estimulante andino
La maca es un tubérculo que forma parte de la dieta de los pueblos andinos, al que se atribuyen efectos afrodisíacos y vigorizantes, pero esta planta posee otras muchas ventajas terapéuticas y nutricionales.
Escrito por Jordi Cebrián, Periodista especializado en plantas medicinales

Qué es la maca y principios activos

Maca, el estimulante andino

El valor nutricional de la maca es similar al de muchos cereales, como el trigo o la cebada.

Desde los Andes llega un tubérculo, bien conocido por los pueblos vernáculos, al que se le atribuyen poderosas virtudes estimulantes. Pero la importancia de la maca, que sigue en el foco de muchas grandes compañías farmacéuticas deseosas de hacerse con la patente, va mucho más allá de la etiqueta de vigorizante sexual, y nos aporta también otras ventajas terapéuticas y nutricionales.

Los productos considerados afrodisíacos han generado siempre mucha expectación, a la par que incredulidad. Cuando un producto de estas características llega al mercado suele cosechar un gran éxito, sólo cabe recordar el caso del viagra. Ahora es el caso de la maca, a la que se ha bautizado, con discutible acierto, como la viagra andina.

La maca es una planta muy popular en Perú y en otros países andinos, no sólo por su efecto estimulante, sino también por estar bien presente en la dieta cotidiana de muchos pueblos de la región.

Este tubérculo ya formaba parte de la dieta habitual de los pueblos incaicos desde antes de la llegada de los europeos a América. Diversas comunidades de los altiplanos andinos de la zona de Junín, cerca del lago Titicaca, como los pumpush, los yaros y los ayamarcas, pudieron ser los primeros en cultivar esta planta, que según indicios arqueológicos pudo ser domesticada en la Antigüedad, tal vez antes del año 1.500 antes de Cristo. Se cree que este cultivo se extendió de la zona de Perú a los actuales territorios de Colombia y Ecuador por el norte, y Bolivia y Chile por el sur.

Hay datos históricos que dan fe del conocimiento que los primeros colonos españoles tuvieron de esta planta, como es la referencia que el padre Bernabé Cobo hacía de ella, en una frase lo suficientemente aclaradora: “La mitad de los indios no disponen de otro pan más que la maca” Este mismo personaje aludía al uso que los indígenas hacían de la maca para favorecer la fertilidad y como remedio estimulante. Hoy día, con la maca se siguen elaborando harinas, guisos, rebozados, pasteles, licores, cervezas artesanas y batidos.

Cómo es y dónde se encuentra la maca

La maca Lepidium meyenii es una planta de la familia de las crucíferas, de apenas 30 cm de alto, con las hojas segmentadas, en lóbulos irregulares y flores blancas, de cuatro pétalos. La parte que más nos interesa está bajo tierra, son las raíces engrosadas o tubérculos. Son estos de forma ovalada, como un pera chata invertida, con la piel externa de tonos ocres o rojizos, según la variedad, y el interior duro y fibroso.

Maca, el estimulante andino
La maca es un tubérculo rico en vitaminas, sales minerales y carbohidratos.

La maca crece en altitudes por encima de los 3.500 metros sobre el nivel del mar, y hasta los 4.300 metros, donde imperan unas condiciones meteorológicas muy rigurosas, a las que pocas plantas consiguen adaptarse. Es un paisaje monótono pero muy bello, de vastos altiplanos arbustivos, donde el viento frío azota sin piedad buena parte del año. En las dos últimas décadas se han ido ampliando las hectáreas dedicadas a este cultivo, para dar salida a la creciente demanda internacional. Diversas comunidades indígenas han unido esfuerzos para defender sus intereses y para denunciar los intentos de determinadas firmas farmacéuticas de quedarse con la patente del principio activo de esta planta, pasando por alto el conocimiento ancestral que estos pueblos tienen de sus numerosos atributos medicinales.

La siembra de la maca se realiza entre septiembre y noviembre, y la cosecha se emprende nueve meses después, siendo realizada ésta mayormente de forma manual, a cargo de agricultores autóctonos.

Principios activos de la maca

Una planta adaptada a medrar en ambientes tan hostiles es comprensible que contenga moléculas activas que favorecen tal adaptabilidad, lo cual se transmite a quien la consume.

Este tubérculo, rico en vitaminas, sales minerales y carbohidratos, ha constituido desde la Antigüedad un recurso insustituible para los moradores de estos remotos altiplanos, como medio para resistir las difíciles condiciones climáticas y los efectos de la altitud. Su valor nutricional, una vez seco, se asemeja bastante al de muchos cereales, como el trigo o la cebada. Contiene hasta un 10% de carbohidratos, 10% de proteínas, hasta un 9% de fibra, y poco más de un 2% de grasas insaturadas.

En el perfil nutricional destaca también la presencia de vitaminas A, B1, B2, B3 y C, aminoácidos, así como almidón y diferentes sales minerales, en especial hierro, magnesio, calcio, potasio, iodo, cinc, fósforo y sodio.

Los principios activos que le confieren potencia terapéutica a la maca son los que te detallamos a continuación:

  • Alcaloides como la macaína.
  • Esteroles y fitoestrógenos.
  • Flavonoides como las antocianinas presentes en la piel.
  • Glucosinolatos (glúcidos), fructosa.
  • Saponinas.
  • Taninos.

Actualizado: 25 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Jordi Cebrián

Periodista especializado en plantas medicinales
Jordi Cebrián

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

16%
de las intervenciones de cirugía estética son para corregir las realizadas por profesionales inadecuados
'Fuente: 'Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE)''