PUBLICIDAD

Bebés y niños
El gateo del bebé
Pasados los 8-9 meses, tu bebé pronto descubrirá cómo desplazarse él solito: no tiene más que tirarse al suelo y ¡gatear!, una etapa que no debe saltarse y a la que no siempre se le presta la debida atención.
Escrito por Alhelí Quintanilla, Periodista especializada en infancia y embarazo

Cómo se puede favorecer el gateo del bebé

El 80% de los niños pasan por esta fase de exploración a ras de suelo que les permite desarrollar plenamente sus capacidades motrices y empezar a saborear su autonomía. Sin embargo, si tu bebé se hace el remolón o no da muestras de querer lanzarse, podéis ayudarle con los siguientes consejos:

  1. Es importante dejar al niño en libertad, en el suelo, con ropa y calzado cómodo. Si el bebé se resbala mucho se le pueden poner unas rodilleras, por lo menos cuando está empezando. Y nada de zapatos, bastará con unos calcetines antideslizantes.
  2. No le dejéis los juguetes muy cerca de dónde él está. Que surja el deseo y las ganas de desplazarse a por ellos. Existen en el mercado cilindros de plástico especialmente diseñados para que los bebés aprendan a gatear.
  3. Aunque el niño haya empezado a caminar puede volver a gatear cuando quiera. De hecho, hay algunos niños que empiezan a gatear después de empezar a dar sus primeros pasos. No se lo prohibáis. Si vuelven al suelo es porque necesitan adquirir más seguridad.
  4. Poneros con él a gatear, les gusta mucho. Se pueden hacer minicarreras para coger un juguete, o simplemente imitar al niño y hacer recorridos evitando algún obstáculo.
  5. Podéis recrear diferentes superficies para gatear. Además del suelo duro se pueden poner almohadas y cojines por las que pasar para poder conseguir algo, trepar; también podemos recurrir a las alfombras.

¿Y cuándo echará a andar…?

Los bebés que gatean conocen mejor su cuerpo, se mueven con mayor facilidad y son más maduros: están adquiriendo seguridad y fuerza para echar sus primeros pasos, hacia el añito, un proceso que se afirma entre los 16 meses y los dos años. Lo normal es que al principio el niño alterne gateo y marcha; no pasa nada, es el proceso normal.

Además, buscará apoyo en objetos –generalmente los muebles– para andar distancias cortas. Irá de la silla a la mesa, de la mesa al sofá e irá ampliando las distancias a medida que vaya cogiendo confianza. Lo mismo si le extendéis los brazos: andará unos pasitos hacia vosotros (un momento inolvidable para los padres), pero pueden pasar varias semanas hasta que el niño consiga caminar sin ayuda.

Actualizado: 1 de Febrero de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD