PUBLICIDAD

Cómo eliminar los piojos
Entre el 5 y el 15% de la población infantil está infestada de piojos. Descubre cómo saber si tus hijos los tienen y cuáles son los mejores tratamientos, remedios y consejos de higiene para ganar la guerra a la pediculosis.
Escrito por Alhelí Quintanilla, Periodista especializada en infancia y embarazo

¿Cómo sé si mi hijo tiene piojos?

Cómo detectar si tu hijo tiene piojos
Los piojos son insectos que miden entre dos y tres milímetros, por lo que pueden verse a simple vista en el cabello.

Actualizado: 15 de Noviembre de 2019

Rascado de cabeza continuo, esa suele ser la señal de alarma universal de que los piojos han invadido una cabellera. Ese molesto picor lo provoca la saliva del piojo al picar el cuero cabelludo para succionar la sangre y que deja de recuerdo una pequeña lesión rojiza. En general, cuanto más pica, mayor es el grado de infestación, aunque en algunas ocasiones su presencia es asintomática.

Si sospechas que tu hijo puede tener piojos, lo mejor es colocar al niño en un lugar bien iluminado –a ser posible con luz natural– y revisarle la cabeza, mechón por mechón, con una lendrera –peine de púas estrechas– sobre todo por el cuello y detrás de las orejas. Lo mejor es hacer esta operación con el cabello húmedo, ya que los piojos se mueven a una velocidad considerable.

Como los piojos huyen de la luz y son pequeños y transparentes cuando son ninfas, será más fácil que detectes las liendres, que son como conitos invertidos perlados, y en caso de infestación las habrá en mayor número. Después, sacude la lendrera en el lavabo o encima de un papel blanco para comprobar si sale algo y límpiala bien con agua caliente o alcohol.

Un truco para diferenciar las liendres de otros elementos que pudieran llevar a confusión como caspa, pelusa, costras, arena o descamación epitelial, es soplar, ya que las liendres no se moverán del pelo al soplarlas.

Cómo actuar si el niño tiene piojos

  • Si el test ha sido afirmativo, tranquilidad. La pediculosis es una infestación perfectamente controlable que no significa que tengáis malos hábitos higiénicos.
  • Acude al pediatra para te indique el mejor tratamiento.
  • Si ocurre durante el periodo escolar, comunícaselo de inmediato al centro escolar o guardería, para que se tomen las medidas oportunas. No hacerlo implica que la plaga de piojos se extienda. Una vez aplicado el tratamiento, el niño puede ir a clase.
  • Revisa al resto de la familia para comprobar cuántos infestados hay.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD