PUBLICIDAD

Bebés y niños
Cómo y cuándo quitar el chupete
Es difícil establecer una “fecha mágica” a partir de la cual es conveniente quitar el chupete, ya que cada niño tiene sus propios ritmos, pero te ofrecemos pautas y consejos que te ayudarán a retirarlo sin traumas.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

Consejos para quitar el chupete sin traumas

Lo habitual es que a partir de los 15 o 18 meses el bebé quiera sólo el chupete para ayudarse a dormir, aunque puede seguir queriéndolo hasta los dos años. A partir de esta edad, si todavía continúa utilizándolo, es cuando podemos empezar a aplicar distintas estrategias para que poco a poco vaya olvidándose de él. Una aceptable “meta” es que haya dejado de utilizarlo antes de los tres años, que es cuando ya empiezan el “cole de mayores”.

En cualquier caso debe ser un proceso gradual, nunca brusco, y adaptado a los ritmos del niño. Algunos trucos y consejos que te pueden ser de utilidad para quitar el chupete a tu hijo son los siguientes:

  • Elegir el momento adecuado, que sea un periodo de estabilidad para el niño y sin otros cambios a la vista. Es decir, unos meses antes de empezar el colegio, o en vacaciones. No hay que hacerlo coincidir con otro momento crucial de la vida del pequeño, como puede ser la llegada de un hermanito. A fin de cuentas, la separación del chupete es uno de los grandes acontecimientos de su corta vida.
  • Hablar con él y explicarle la situación si ya es un niño más mayor y comprende. A veces el problema no es que los niños no nos entiendan, sino que nosotros no nos explicamos bien. Le podemos hacer ver que ya es mayor y que ya no lo necesita. Una bonita forma de hacerlo es inventarse un cuento cuyo argumento gire en torno al chupete en el que, al final, éste desaparece.
  • Sustituirlo por algún otro juguete o peluche que le pueda ayudar a conciliar el sueño.
  • Ofrecerlo como regalo para otro bebé más pequeño: “ahora que ya eres mayor, debes regalarle tu chupete al bebé pequeño, que sí lo necesita…”.
  • Un buen periodo del año para deshacerse de él es la Navidad, con la llegada de Papá Noel o de los Reyes Magos. Se le puede decir al niño que, en lugar de dejar ese año leche y galletas a los camellos, les deje su chupete, para que así le traigan los regalos que ha pedido.
  • También pueden utilizarse métodos de refuerzo positivo o recompensas: “si esta tarde no utilizas el chupete saldremos al parque…”
  • Los métodos no aconsejables son aquellos que consisten en hacer al chupete “menos atractivo”: impregnarlo de una sustancia amarga, hacerle un corte para que al succionarlo se quede “vacío” de aire… Aunque a los padres les parezca algo inocente, para el niño puede ser una experiencia traumática.

Lo que nunca haremos será quitarlo de repente, ridiculizarle, o castigarle si llora. Ante todo, debemos respetar el ritmo de nuestro pequeño y entender que la separación del chupete puede ser para ellos causa de gran ansiedad.

Y, por último, hay que recordar que antes o después los niños se deshacen ellos solos del chupete…todavía nadie ha visto a un adolescente de doce o trece años enganchado al “pupo”.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD