PUBLICIDAD

Bebés y niños
Odontopediatría: salud oral en niños
El proceso de erupción dental, cuándo empezar a cepillarles los dientes o cómo actuar en caso de golpes son consejos muy útiles a tener en cuenta para conseguir que nuestros hijos luzcan una sonrisa sana.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar
Revisado por Pilar Mª Barquero Lorente, Odontóloga y especialista en Ortodoncia y Odontopediatría de la clínica Navas Dental de Alicante

Problemas dentales en niños y cómo evitarlos

En el caso de la salud bucodental de los más pequeños, son tres los principales problemas con los que nos podemos encontrar según Pilar Barquero, odontopediatra en la clínica Navas Dental:

Mal oclusión

Una mala oclusión dental puede desencadenar otros problemas bucodentales más graves, por ello “es muy importante diagnosticarla y tratarla cuanto antes, ya que a edades tempranas es mucho más fácil de solucionar y evitaremos que empeore con el paso del tiempo”.

Caries

“Podemos desarrollarla casi a cualquier edad, de hecho, ya hemos mencionado la ‘caries del biberón’. Si no se trata de forma adecuada, lo único que conseguiremos es que aumenten el dolor y el deterioro de las piezas dentales que la caries conlleva, llegando en algunos casos a producirse la pérdida de los dientes temporales, lo que puede desencadenar problemas de oclusión y de posición dentaria. En el caso de los niños la única forma de evitar que esto se produzca son las revisiones periódicas cada seis meses, las fluorizaciones y el empleo de selladores en las fisuras”.

Traumatismos dentales

Sin duda, son muy frecuentes en los niños, a edades tempranas suelen producirse cuando empiezan a caminar y después están asociadas a la práctica de deportes y juegos. “Siempre que se produzca un golpe en la boca lo más recomendable es visitar a nuestro dentista de confianza, sobre todo si se producen heridas, ya que la mucosa, los labios o el frenillo pueden verse afectados. En el momento del golpe, lo primero que haremos será lavar la zona con agua y retirar la sangre, si es que la hubiera; en ese caso, aplicaremos presión sobre la herida para detener el sangrado.

Hay ocasiones en las que el traumatismo es tan fuerte que conlleva la pérdida del diente. Si es un diente de leche, comenta la experta, “no suele reimplantarse pero hay que visitar al dentista para que descartemos si parte del diente se ha quedado dentro o no, ya que puede darse el caso de que la pieza no esté en la boca porque, en lugar de caerse, se haya intruído, es decir, se haya metido dentro del hueso. Como decía, los dientes de leche no suelen reimplantarse porque, por lo general, el diente definitivo suele estar debajo y lo que hacemos es revisar periódicamente si el golpe ha afectado en algo al diente definitivo que ocupará ese espacio. Sin embargo, cuando el diente que se cae es definitivo, lo que tenemos que hacer es meterlo en leche o en suero fisiológico y acudir al dentista lo antes posible para que intente recolocarlo”.

Para prevenir los traumatismos dentales en niños es recomendable utilizar protectores bucales, sobre todo si practican habitualmente algún tipo de deporte. Se trata de aparatos que están hechos de un plástico flexible que evita que, con el golpe, se produzcan heridas y lesiones en los tejidos blandos, los dientes o en la mandíbula. “Hay dos tipos, hechos a la medida del niño o prefabricados. Particularmente, siempre recomiendo los que están hechos a medida porque su protección es mayor ya que están perfectamente adaptados a la mordida del niño”, concluye la odontopediatra Pilar Barquero.

Actualizado: 28 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

15.000
niños menores de cinco años murieron cada día en 2016
'Fuente: 'Informe 'Niveles y Tendencias en la Mortalidad Infantil 2017', publicado con UNICEF, el Banco Mundial y la División de Población de UNDESA''

PUBLICIDAD