PUBLICIDAD

Bebés y niños
Enseña a tu hijo a usar el baño
El éxito para enseñar a los niños a usar el baño depende de valorar correctamente si ellos están preparados, de elegir un buen momento y de la motivación que reciban sin dramas ni regañinas. Un consejo: paciencia.
Escrito por María Hidalgo, Periodista especializada en embarazo e infancia

Trucos para que empiece a usar el baño solito

Como todo proceso de aprendizaje, el de dejar de usar el pañal para ir al baño solos también tiene que hacerse paso a paso. Para lograrlo con éxito, y ayudarle en el camino, aquí tienes algunos trucos para que tu hijo empiece a usar el baño solito:

1

Permite que te vea y que te imite. Siempre que demuestre curiosidad, cuando vayas al baño, deja que tu hijo te acompañe y vea cómo lo haces. Resulta más sencillo cuando hay en la familia un hermano mayor.

2

Compra el accesorio adecuado y enséñale a usarlo. Los orinales y los reductores de WC están adaptados al tamaño de los niños y así debes explicárselo a tu hijo para que aprenda a usarlo en el baño. Elige el que más os guste por su forma o su color, e incluso puedes personalizarlo con su nombre. Puedes realizar demostraciones con un muñeco o peluche e invítale a que se siente y lo pruebe vestido. También puedes decirle que lo probará sin pantalones cuando sienta que quiere hacer pipí y te lo diga. Lo más importante es que no le presiones y aprenda a ir al baño solito como si fuese un juego.

3

Enseña a los niños a sentarse. Tanto los niños como las niñas deben aprender a hacer pis sentados, al principio. Una vez hayan controlado la micción sentados en el orinal o en el reductor para el WC, los niños pueden imitar a los adultos y hacer pis de pie. Esta modalidad también requiere de un entrenamiento para evitar salpicar, ya que el pene de los niños suele permanecer en horizontal durante la micción, o mojar el cuarto de baño, si el niño se gira cuando le llaman o en un descuido.

4

Enseña a las niñas a limpiarse correctamente. Las niñas deben aprender a limpiarse de delante hacia atrás para evitar infecciones. Esta es una de las cosas más importantes que deben aprender las niñas al hacer sus deposiciones, para evitar transportar las bacterias hacia la uretra y la vagina. Las  infecciones urinarias suelen tener mayor incidencia durante el período entrenamiento para ir al baño. Consulta con el pediatra si la niña dice que le duele al orinar, necesita hacer pis frecuentemente o se queja de dolor abdominal para descartar una infección de orina.

5

Compra ropa interior para tu hijo. Las braguitas y los calzoncillos suponen una novedad para los niños cuando se sustituyen por los pañales. Son como la ropa interior de los mayores, como los calzoncillos de papá o las bragas de mamá y como él o ella también se están haciendo mayores ahora van a poder usarlas. La ropa interior nueva, además de motivar a los niños, les aporta la sensación de sentirse mojados o sucios cuando hay escapes, y les ayuda en su tarea de aprendizaje para contener esfínteres.

6

Permite que ande desnudo/a. Siempre que el clima acompañe, puedes quitarle el pañal para que ande desnudo y pueda ver realmente lo que pasa cuando tiene ganas de ir al baño. Como ocurre con el uso de la ropa interior, esta idea también motiva y ayuda en su proceso de aprendizaje. No obstante, tendrás que tener paciencia con la limpieza y los escapes, ya que no debes regañarle o reñirle por sus accidentes.

7

Celebra sus logros. Es normal que al principio no le salga bien, y por eso, debes animarle a que lo intente de nuevo una y otra vez, como si fuera un juego. Cuando consiga su propósito de hacer sus necesidades en el baño, celébralo con él y anímale a que lo vuelva a conseguir la próxima vez.

8

Evita convertir cada ida al baño en un acontecimiento. Sólo lograrás que el niño o la niña se ponga nervioso, y con nervios es más difícil controlar los esfínteres. También es posible que le intimide tanto exceso de atención y le cueste más conseguir el objetivo.

9

Premios y recompensas. Pueden resultar de utilidad cuando a mitad del proceso de aprendizaje empiece a perder interés. Un calendario con pegatinas, un dulce a final de la semana, una visita a un sitio que le guste… son buenos alicientes para poner más interés en el aprendizaje, siempre que lo hagas porque él o ella lo necesiten y no porque tú te sientas frustrada. Si tienes dudas, puedes usar trucos para hacer que la hora de ir al baño resulte más divertida. Por ejemplo, colocar unas gotas de colorante para “hacer magia” y convertir el pis en azul o leerle un cuento mientras está sentado, pueden animarles en esta etapa intermedia.

Actualizado: 4 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD