Las demencias pueden ser degenerativas, cuando se produce una muerte progresiva e irreversible de las neuronas (como en el caso de la enfermedad de Alzheimer), y no degenerativas cuando la pérdida de neuronas puede detenerse, como en el caso de la demencia causada por el abuso de alcohol, donde la pérdida de neuronas finaliza cuando el paciente deja de consumir alcohol (aunque no recupere las neuronas que ya han sido destruidas).

También pueden considerarse primarias cuando la demencia es, en sí misma, el principal trastorno que presenta el paciente; y secundarias, cuando el deterioro de las funciones intelectuales se produce a consecuencia de otros factores como un trauma craneoencefálico, una intoxicación por alcohol, fármacos o drogas, un déficit de vitaminas, o la demencia está asociada a otra patología (como el SIDA, la enfermedad de Creutzfeld-Jacob, párkinson...).

Las causas o los motivos más frecuentes de desarrollo de demencia son:

  • Enfermedad de Alzheimer (50-90%). Hoy en día se postula que la presencia de apolipoproteína E está estrechamente ligada con el desarrollo de demencia.
  • Infartos cerebrales múltiples (5-10%).
  • Alcoholismo (5-10%).
  • Trastornos endocrino-metabólicos, como el hipotiroidismo y la deficiencia de vitamina B12.
  • Alteraciones cerebrales, como neoplasias, hematomas...
  • Otras enfermedades degenerativas, como la de Pick, párkinson, Huntington.
  • Infecciones del sistema nervioso central.

La mayoría de las demencias son irreversibles y no tienen cura, aunque se pueden tratar los síntomas acompañantes. Por ello, es muy importante averiguar si la causa de la demencia es tratable, ya que aproximadamente un 10% de las demencias son reversibles si se tratan a tiempo, en otro 10% se puede detener la evolución de la enfermedad, y otro 10% se debe a causas psiquiátricas (pseudodemencias).

Causas de demencia tratables

Entre estas posibles causas de la demencia que podrían ser tratables, encontramos:

  • Demencias vasculares, debidas a un riego sanguíneo cerebral insuficiente.
  • Demencias postraumáticas.
  • Demencia a consecuencia del abuso de alcohol.
  • Enfermedades metabólico-carenciales: alteraciones tiroideas, déficit de vitamina B12, folato y vitamina B1, alteraciones en la regulación del calcio
  • Enfermedades inflamatorias e infecciosas, como la meningitis, sífilis, vasculitis…
  • Procesos intracraneales.
  • Depresión.

Causas no tratables e irreversibles

  • Enfermedades  degenerativas.
  • Enfermedades infecciosas, como el SIDA.

Creado: 14 de diciembre de 2010

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD