PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Acrogym
Piruetas, saltos, pirámides… son algunas de las figuras estrellas del acrogym, una mezcla de gimnasia y acrobacias, que cada día gana más adeptos gracias a sus beneficios para la salud y a su espectacularidad.
Escrito por Laura Saiz, Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar

Beneficios del acrogym para la salud

Beneficios del acrogym para la salud

La fuerza muscular, la coordinación y la flexibilidad, son fundamentales en la práctica de acrogym.

El acrogym es un deporte muy exigente, sobre todo para las personas que participan en competiciones internacionales. No obstante, quienes lo practican, aunque sean principiantes, pueden disfrutar de los beneficios para la salud que ofrecen tanto los entrenamientos como la parte de desarrollo de composiciones, aunque no se cuente con un público o un jurado.

Los entrenamientos de acrosport están encaminados principalmente al aumento de la fuerza muscular, de la coordinación y de la flexibilidad, tres ingredientes fundamentales para poder llevar a cabo las figuras acrobáticas con éxito. Todo esto conlleva, por su parte, una musculatura más tonificada y potente, aunque la fuerza muscular será lógicamente mayor para los participantes encargados de sujetar a sus compañeros.

Asimismo, los niños que realizan acrogym tienen, a través de esta actividad, un refuerzo en su desarrollo motriz y dominio postural.

Además, el programa de trabajo de acrogym cuenta con actividades puramente aeróbicas, puesto que el sistema cardiovascular de sus participantes debe estar en plena forma para aguantar todas las coreografías. Esto hace que contribuya a reducir los niveles de grasa corporal y a quemar calorías; sin embargo, no se puede considerar un deporte perfecto para un plan de adelgazamiento aunque, por supuesto, ayudará a mantener a raya los kilos de más.

Igualmente, el acrogym fomenta la creatividad de sus integrantes, puesto que idean nuevos movimientos y figuras, siempre con el apoyo de los entrenadores, quienes determinarán el nivel de dificultad apto para cada uno de los integrantes del grupo.

Otras habilidades no-atléticas que potencia este deporte son la responsabilidad y el liderazgo, ya que los equipos suelen contar con un capitán encargado de repartir responsabilidades, dirigir al resto de los miembros, y también apoyarlos y animarlos en la consecución de los objetivos marcados.

La cooperación y la sociabilidad también son habilidades que se ven incrementadas con la práctica del acrogym, ya que cualquiera de las figuras necesita la ayuda de otra persona para poder llegar a buen puerto.

Ciertos movimientos, además, son muy espectaculares, y cuando el deportista empieza a enfrentarse a ellos le suelen provocar cierto miedo. Por ello, una vez superados los temores, el gimnasta aprende también a afrontar otro tipo de miedos o dificultades fuera de la sala del gimnasio. Es, por tanto, ideal para reforzar la autoestima y aumentar la capacidad de autosuperación.

Actualizado: 20 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD