PUBLICIDAD

Aunque será tu médico siempre el que deba aconsejar qué medicamento puedes o no tomar durante tu embarazo para calmar los síntomas del problema que te achaque, estos son los más habituales a los que puedes recurrir con tranquilidad:

  • Analgésicos: se recomienda el uso de paracetamol para el dolor y la inflamación. Aunque los AINES se pueden usar los dos primeros trimestres de embarazo, siempre es mejor opción el paracetamol porque actúa tratando los síntomas a nivel local.
  • Descongestionantes nasales: se pueden utilizar en los catarros durante la gestación porque su acción se ejerce a nivel local, ya que sólo constriñen los vasos en la zona de aplicación. No deben utilizarse durante más de 3-4 días porque pueden causar rinitis medicamentosa como efecto rebote, es decir, la mucosa de la nariz se acostumbra al medicamento y el resfriado vuelve con más intensidad.
  • Pastillas para la tos: en caso de tos por irritación de la garganta se recomienda su uso; normalmente tienen un efecto suavizante porque estimulan el flujo de saliva y alivian la garganta.
  • Antiácidos: derivados del aluminio y del magnesio que se toman en forma de pastillas que se chupan, y evitan la acidez de estómago.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD