PUBLICIDAD

Miedo al parto, ¿cómo evitarlo?
El miedo al parto y la ansiedad que genera pueden prolongar la duración del mismo o aumentar la intensidad del dolor. Para evitarlo, te ofrecemos algunos consejos que te ayudarán a superar tus temores.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

¿Por qué las mujeres tienen miedo al parto?

Actualizado: 28 de noviembre de 2019

El miedo, en general, es una respuesta biológica del organismo ante situaciones que resultan peligrosas o amenazadoras aunque, como ocurre en el caso del estrés, el peligro no siempre es real, y la intensidad del miedo se debe a la forma en que percibimos esa situación.

El miedo al parto está provocado por diversas causas, pero principalmente se debe a que la mujer, embarazada o no, se preocupa en exceso anticipando sucesos negativos que podrían ocurrir durante el parto.

El doctor Miguel Álvaro Navidad, médico adjunto en la Fundación Jiménez Díaz, y vocal de la sección de ecografía de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) afirma que 'el miedo al parto radica en dos circunstancias: la primera en el miedo a lo desconocido -la mujer se encuentra en un entorno desconocido para la mayoría de las gestantes y tiene como principal apoyo la presencia de su pareja- y, la segunda, el miedo a que pueda producirse cualquier complicación'.

Es natural tener miedo ante lo desconocido –cuando eres primeriza–, y ante el dolor u otras complicaciones que se podrían presentar, sobre todo si has tenido experiencias previas negativas. Además, todas las madres se preocupan por el bienestar de su bebé, y temen que pueda lesionarse durante el parto, o que nazca con alguna malformación congénita o enfermedad que no se detectó en las pruebas que le realizaron durante el embarazo.

La episiotomía y sus posibles secuelas, o sufrir un desgarro, una hemorragia, o cualquier otro problema que afecte a la integridad física, son también las causas que con mayor frecuencia se encuentran detrás del miedo al parto; un miedo que, en algunas mujeres, llega a ser patológico, y se convierte en lo que los especialistas denominan tocofobia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD