PUBLICIDAD

Bulldog francés
El bulldog francés es un perro sociable y juguetón, ideal si tienes niños, pero suele sufrir limitaciones respiratorias y alergias, por lo que antes de llevarlo a casa debes analizar si podrás cubrir sus necesidades.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Consejos para la compra de un bulldog francés

Consejos para la compra de un bulldog francés

 El valor del bulldog francés oscila entre los 1.000 y los 4.000 euros.

Javier Vicen Gómez, presidente de la AEFRBF, recomienda que antes de elegir esta raza de perro analicemos si por su temperamento y necesidades encajará en nuestro estilo de vida, ya que es la única manera de que la convivencia se convierta en una experiencia positiva. Comparte esa idea el veterinario Juan Carlos Cano, y añade que a la hora de adquirir o adoptar un bulldog francés tenemos que tener en cuenta que probablemente conlleve una serie de cuidados especiales a nivel veterinario y alimentario, por lo que puede ser a la larga una raza un poco más costosa económicamente de mantener.

“Por ejemplo, debido a los problemas alérgicos, quizás necesiten piensos hipoalergénicos, que son más caros que los piensos normales; incluso a veces no vale con el primero que se usa, y hay que probar con varios hasta encontrar el pienso adecuado. Si nos decidimos a encontrar la causa de la alergia, las pruebas o paneles de alergia son también de elevado coste, por lo que hay que valorar si vamos a poder asumirlo con antelación”, argumenta.

Como siempre, lo recomendable es adoptar al perro, ya que hay miles de animales esperando una segunda oportunidad para vivir en un entorno feliz y amoroso. Y en el caso concreto del bulldog francés, existen asociaciones como la Asociación española de los bulldog sin hogar que gestionan mediante casas de acogida aquellos ejemplares que son abandonados. Se lamenta Javier Vicen Gómez de que cada día el número de perros abandonados crezca debido, principalmente, a “la cría irresponsable, que no tiene en cuenta la salud de los animales”.

En el caso de que, pese a todo, nuestra decisión sea la compra, es recomendable acudir a criadores profesionales que nos ofrezcan seguridad, garantías y, sobre todo, honestidad en el proceso. Debemos tener en cuenta que el precio medio de venta de un cachorro de bulldog francés es muy relativo, y viene condicionado por parte del criador. En la actualidad, según datos de la AEFRBF, un ejemplar de entre 200 y 500 euros puede provenir de criadores no profesionales o importaciones de otros países, cuyo objetivo solo es la venta con pocas garantías. En la franja que va desde los 500 a los 1.000 euros se situarían ya los ejemplares de criadores profesionales, pero quizás con alguna “falta” o carencia con respecto al bulldog estándar. Y, por último, encontraríamos los ejemplares de criadores responsables, cuyo valor oscila entre los 1.000 y los 4.000 euros; y en los que ya podemos tener garantías de líneas de sangre fijadas, estudios de salud, cría responsable, etcétera.

Bulldog francés
Los cachorros de bulldog se deben entregar con un mínimo de dos meses y medio de edad, al menos dos vacunas, y desparasitados.

Para Javier Vicen Gómez, una cría consciente y formal requiere de mucho tiempo y dinero, de ahí que los precios sean más altos y, por tanto, las garantías de salud sean mayores, y nos da algunos consejos para una compra segura, paso a paso:

  • Informarnos sobre todo lo referente a esta raza para poder tomar una decisión libre. Hoy en día existen muchos medios donde podemos consultar y decidir antes de dar el primer paso.
  • Una vez tomada la decisión, buscar criadores profesionales a través de alguna asociación, de medios digitales, o de nuestro propio veterinario, y analizar si los ejemplares que tienen se ajustan al perfil de perro que buscamos. No todos los frenchies son iguales.
  • Contactar con el criador que pensamos que más encaja con nosotros y, en caso de tener cachorros, concertar una cita para poder ver las instalaciones y conocer al padre o madre de estos cachorros. El criador debe inspirarnos confianza, por lo que debemos huir de aquellos que quieren vendernos el perro por encima de todo.
  • Un buen criador debe informarnos de dónde provienen los cachorros, su cuidado, las ventajas y los inconvenientes de esta raza, y toda la información necesaria e importante que debemos conocer.
  • Un cachorro no se debe entregar con menos de dos meses y medio de edad, un mínimo de dos vacunas y desparasitado; así como la cartilla de vacunaciones y la documentación oficial registrada. La actitud del cachorro en nuestra primera visita tiene que ser de alegre, contento, juguetón y cariñoso, y debe tener buen aspecto en general.
  • Un detalle que caracteriza a un buen criador es la firma de un documento donde se especifique que en caso de que el propietario no pueda hacerse cargo del animal, el criador se hace responsable de recogerlo y buscarle un buen hogar. De esta manera, evitaríamos muchos abandonos y seríamos más responsables a la hora de criar.  

Actualizado: 4 de Mayo de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD