PUBLICIDAD

Bulldog francés
El bulldog francés es un perro sociable y juguetón, ideal si tienes niños, pero suele sufrir limitaciones respiratorias y alergias, por lo que antes de llevarlo a casa debes analizar si podrás cubrir sus necesidades.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Alimentación e higiene del bulldog francés

Alimentación e higiene del bulldog francés

Los bulldogs francés deben bañarse tres o cuatro veces al año.

Con respecto a la alimentación del bulldog francés, Juan Carlos Cano, veterinario del Centro Veterinario Galileo, recomienda que en el caso de optar por alimentación con pienso se usen productos de buena calidad “y cuanto más naturales mejor para evitar las alergias”. Apunta el profesional que la calidad de la alimentación se refleja en la salud del animal a nivel interno, pero también externamente a través del pelaje, por lo que merece la pena darles un buen pienso para “conseguir menos caída de pelo y un manto más brillante”.

Como en otras razas de perro, es recomendable que si tenemos pensado cambiar de pienso no lo hagamos de manera brusca, sino de manera gradual. Con respecto a los alimentos a evitar también serían los mismos que en cualquier otra raza: chocolate, cebolla, ajos –que pueden llegar a ser tóxicos–, y cualquier otro alimento al que sepamos que el perro puede ser alérgico como, por ejemplo, cereales o pollo.

Higiene y limpieza del bulldog francés

En cuanto a la higiene, al ser una raza de pelo corto no es necesario plantearnos un baño muy a menudo. Juan Carlos Cano aconseja un máximo de tres o cuatro al año, ya que si lo hacemos más a menudo corremos el riesgo de que “se le estropeé la capa de grasa protectora que tienen en la piel y que les protege”. Aunque sean de pelo corto, lo que sí conviene es cepillarles con peines o cepillos aptos para ese tipo de pelo; de este modo, les quitaremos pelo muerto de una vez y evitaremos que lo suelten por la casa.

Por las arrugas tan características de la piel, conviene cuidar mucho las zonas de pliegues cutáneos; especialmente los que se forman a nivel lagrimal o en el pliegue debajo de la cola. Recomienda Juan Carlos disponer siempre a mano de toallitas antisépticas para pasarlas por estas zonas, de forma que siempre mantengamos la higiene óptima del animal. 

Actualizado: 15 de Febrero de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD