PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

Comer kale o espinacas podría ayudar a retrasar el deterioro cognitivo

Las personas que ingieren alimentos ricos en luteína, un nutriente presente en la kale, las espinacas o los huevos, logran mejorar su atención y su rendimiento cognitivo, que son similares a los de individuos más jóvenes.
Comer espinacas es beneficioso para la salud

La luteína mantiene más joven el rendimiento cognitivo.

11 de Agosto de 2017

Siempre se ha dicho que comer verdura es bueno para la salud, pero unos investigadores de la Universidad de Illinois, en colaboración con la Universidad de Georgia, han dado un paso más y han realizado un estudio al respecto en el que se ha concluido que comer alimentos ricos en luteína, como la kale o las espinacas, mantiene más joven el rendimiento cognitivo y, de esta manera, se retrasa un posible deterioro futuro.

En la investigación publicada en la revista Frontiers in Aging Neuroscience se estudió cómo afectaba el consumo de luteína, un nutriente y carotenoide al que se le han atribuido propiedades antioxidantes y protectores de la piel y los ojos, entre otras, y los hallazgos sugieren que a esta lista se suma el retraso del envejecimiento de las funciones mentales y una mejor atención, pues los participantes del estudio que consumieron más cantidad de luteína tenían respuestas cognitivas parecidas a las de individuos más jóvenes.

Estos resultados se obtuvieron mediante el análisis de una muestra de 60 adultos, de entre 25 y 45 años, en los que se midieron los niveles de luteína a través de la retina, utilizando para ello una técnica no invasiva que consistía en exponer sus ojos a estímulos de luz parpadeante. También se tuvo en cuenta su actividad cerebral medida con electrodos en contacto con el cuero cabelludo mientras realizaban ejercicios de atención.

Alimentos ricos en luteína

Pero, ¿cómo podemos conseguir la luteína? El cuerpo humano no es capaz de sintetizar este nutriente por sí solo, han explicado los autores del trabajo, por lo que se deben tomar alimentos que sí la sinteticen, como la col rizada –también llamada kale–, las espinacas, los huevos, o las zanahorias, para poder obtener este antioxidante a través de la dieta.

Las personas con un nivel más alto de luteína eran más atentos y tuvieron respuestas cognitivas muy similares a las de personas más jóvenes 

La Dra. Anne Walk, una de las autoras del estudio, afirma que la investigación ha demostrado que el proceso de deterioro cognitivo comienza antes de lo esperado –incluso con 30 años se puede empezar a notar–, y por ello anima a la población a consumir alimentos que contengan grandes cantidades de luteína desde la infancia, para poder así beneficiarse de todas sus propiedades.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD