El ejercicio mejora la salud cardiovascular de pacientes con lupus

El lupus eritematoso sistémico conlleva un alto riesgo cardiovascular que podría contrarrestarse con la práctica de ejercicio físico aeróbico, además de reducir la sensación de cansancio de los pacientes.
Escrito por: Natalia Castejón

26/10/2020

Pacientes con lupus realizando ejercicio

Mantener un buena capacidad aeróbica preservando el fitness cardiorrespiratorio con ejercicio físico podría contrarrestar la predisposición a presentar problemas cardiovasculares en personas con lupus eritematoso sistémico. Así lo ha dado a conocer un estudio realizado por un grupo de investigadores entre los que se encuentran algunos de la Universidad de Granada (UGR).

Para llegar a esta conclusión, los autores comenzaron a investigar en 2017 los efectos del entrenamiento aeróbico durante 12 semanas en un grupo de 58 mujeres con lupus eritematoso sistémico, una enfermedad inflamatoria crónica que tiene un origen autoinmunitario, concretamente se analizó los cambios en la rigidez arterial, el estrés oxidativo, la inflamación y la aptitud cardiorrespiratoria de las participantes.

El ejercicio aeróbico en mujeres con lupus eritematoso sistémico durante 12 semanas mejoró su capacidad cardiorrespiratoria y redujo su cansancio

Los primeros resultados, que se publicaron en 2018 en el Journal of Clinical Medicine, indicaron que aquellas pacientes que hicieron ejercicio aeróbico –andar sobre una cinta de correr– aumentaron significativamente su capacidad cardiorrespiratoria, aunque no se encontraron diferencias en las otras variables analizadas. Dos años después, los autores han divulgado más descubrimientos que han hecho en los últimos años con respecto al mismo grupo de participantes.

El ejercicio aeróbico ayuda a reducir el cansancio por lupus

Y es que, según la nueva publicación que ha visto la luz en Disability and Rehabilitation, la practica de este tipo de ejercicio físico en mujeres con lupus puede ayudar a reducir en gran medida los niveles de cansancio que presentan debido a la enfermedad, aunque vieron que no tenían apenas efecto en el estrés, los síntomas depresivos, la calidad de vida o del sueño.

Blanca Gavilán Carrera, una de las autoras de la investigación, ha explicado que estos resultados corroboran la importancia de preservar el fitness cardiorrespiratorio–indicador fisiológico asociado a la capacidad máxima para consumir oxígeno como respuesta a las demandas energéticas del organismo– en pacientes con enfermedades autoinmunes sistémicas, como es el caso del lupus eritematoso sistémico, y para conseguirlo la mejor manera es haciendo ejercicio físico.

Además, la experta ha indicado que aunque la edad se ha posicionado como el principal factor de riesgo que hace que las arterías se tornen rígidas y aumente la probabilidad de arteriosclerosis, mantener unos hábitos de actividad aeróbica se ha asociado a un menor incremento anual de la rigidez arterial.

Los investigadores seguirán con el seguimiento de las mujeres del estudio para poder conocer más sobre cuál es el papel de la actividad física a largo plazo en los pacientes con lupus eritematoso sistémico.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD