PUBLICIDAD

Especializarse en un deporte en la niñez ligado a más riesgo de lesión

Los niños y adolescentes que se especializan en un solo deporte suelen realizar un ejercicio de más alta intensidad de lo habitual para su edad, lo que, según un estudio, podría repercutir en que tengan más riesgos de lesiones.
Escrito por: Natalia Castejón

27/09/2019

Niño especializado en un deporte desde la niñez

Es muy común que los padres apunten a algún tipo de deporte a sus hijos, en ocasiones a varios, los practican varias veces a la semana o los combinan de forma esporádica. Pero, en otras ocasiones, los jóvenes se centran en un solo deporte, en el que llegan a especializarse. Un nuevo estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Brown (EE.UU.), ha encontrado que los niños y adolescentes que se enfocan en una sola actividad tienen un riesgo más elevado de presentar alguna lesión.

Para encontrar estas conclusiones los autores del estudio llevaron a cabo un seguimiento de 10.138 niños y adolescentes de Estados Unidos, además de sus respectivas madres. Las progenitoras tuvieron que rellenar un cuestionario sobre las lesiones que habían padecido sus hijos y los resultados, que han sido publicados en el Orthopaedic Journal of Sports Medicine, dejaron ver que la especialización en un deporte conllevaba un ejercicio de más intensidad, lo que se traducía en que los jóvenes fueran más proclives a sufrir daños de algún tipo en su salud.

Un 30% más de riesgo de lesiones en las niñas

Los resultados encontrados no fueron los mismos en los niños que en las niñas. Realizar siempre el mismo ejercicio durante invierno, otoño y primavera, sea cual sea, aumentó hasta un 30% el riesgo de lesiones en las féminas, mientras que los varones no se encontró esta asociación excepto cuando el deporte practicado era el béisbol, la gimnasia o el cheerleading.

Para evitar las lesiones derivadas de la especialización en los deportes se debe controlar el tiempo que se le dedica y alternar con otros ejercicios

Las lesiones más comunes que se notificaron en los menores fueron la tendinitis, la fractura por estrés, el desgarro del ligamento cruzado anterior, la condromalacia rotuliana, el defecto osteocondral y la osteocondritis disecante.

Aunque se incremente el riesgo de lesiones, los autores, como Alison Field, han hecho hincapié en que la solución no pasa por evitar especializar en los deportes a los pequeños, ni añadir un deporte más aún para diversificar su actividad –eso solo añadiría más horas de actividad e intensidad–, sino que lo que recomienda la experta es controlar la cantidad de tiempo que se entrena de manera vigorosa cada semana y que se alterne las sesiones de entreno con otros tipos de ejercicios, como por ejemplo el yoga o los estiramientos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD