Embarazadas con COVID-19 sintomático, más riesgo de parto de urgencia

Las embarazadas con COVID-19 que presentan síntomas tienen más probabilidades de complicaciones de emergencia en el momento del parto, y sus bebés tienen más riesgo de necesitar oxígeno o ingresar en la UCI neonatal.
Escrito por: Natalia Castejón

11/10/2021

COVID y embarazo: más riesgo en el parto

Infectarse con el SARS-CoV-2 durante el embarazo y presentar síntomas podría suponer un mayor riesgo de complicaciones de emergencia durante el parto, así como un incremento de las probabilidades de que el bebé requiera de oxígeno extra o sea ingresado en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN), en comparación con las gestantes con COVID-19 asintomáticas.

La investigación ha formado parte de una presentación hecha en la reunión anual de Anestesiología 2021, y en ella se analizó a 101 mujeres entre 16 y 45 años que habían dado a luz entre marzo y septiembre de 2020 en Texas. En las pacientes con síntomas, el 42% tenía fiebre, el 39% tos, el 26% dificultad para respirar, el 16% dolor muscular, el 16% escalofríos y el 10% dolor en el pecho.

Los resultados indicaron que el 58,1% de las que tuvieron el coronavirus con estos síntomas tuvieron un parto con circunstancias de emergencia, como bebé en posición de nalgas, reducción del movimiento fetal, muy poco líquido amniótico o ralentización o detención del progreso del parto. Esta cifra bajó al 46,5% en el caso de las asintomáticas.

Más riesgo de parto por cesárea en sintomáticas

Además, encontraron que los bebés de mujeres embarazadas con COVID-19 sintomático tenían mayores probabilidades de necesitar asistencia respiratoria y de requerir el ingreso en la unidad de cuidados intensivos neonatales. Por otra parte, uno de los bebés del grupo de sintomáticas tuvo un diagnóstico positivo en COVID-19, lo que podría suponer una transmisión vertical madre-hijo.

El 58,1% de las embarazadas con COVID sintomático tuvieron un parto con complicaciones como bebé en posición de nalgas, reducción del movimiento fetal o muy poco líquido amniótico

Por último, los autores han destacado el aumento del riesgo de parto por cesárea, que era de un 64,5% en las embarazadas sintomáticas y de un 62% en las asintomáticas. Esto preocupa especialmente a los investigadores, pues duplica las tasas de la población que requieren de este tipo de parto, que en Estados Unidos se encuentra en 31,7%.

“El COVID-19 tiene efectos sistémicos graves en el cuerpo, especialmente en pacientes sintomáticos. Es posible que estos efectos se amplifiquen en las madres embarazadas, que tienen una mayor demanda de oxígeno fetal y materna. La disminución de la oxigenación podría contribuir al aumento de los partos por cesárea, así como a la posibilidad de que los médicos que atienden a los pacientes son cautelosos con la naturaleza impredecible del virus, por lo que recomiendan proactivamente un parto por cesárea para partos de riesgo medio a alto”, explica Kristine Lane, autora principal de la investigación.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD