Las embarazadas con COVID-19 tienen más riesgo de complicaciones

Las embarazadas con COVID-19 tienen más probabilidades de sufrir complicaciones a causa de la infección, como necesitar ventilación mecánica o cuidados intensivos y más riesgo de morir, que las mujeres no gestantes de su misma edad.
Escrito por: Eva Salabert

05/11/2020

COVID-19 más grave en el embarazo

Las mujeres embarazadas que se infectan con el coronavirus tienen más probabilidades de desarrollar complicaciones a causa del COVID-19 y necesitar ventilación mecánica o ingresar en la UCI, e incluso más riesgo de fallecer, en comparación con mujeres de su edad que no estén esperando un bebé, según ha descubierto un estudio realizado por el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, en el que se ha analizado a 400.000 mujeres sintomáticas con COVID-19, de las que 23.400 estaban embarazadas.

Esto significa que las gestantes constituyen un grupo de riesgo frente a la infección por SARS-CoV-2, porque a pesar de que no se infectan más que la población general y son jóvenes, sí tienen más propensión a que la enfermedad se complique. En el estudio se evaluó a mujeres sintomáticas de 15 a 44 años cuya infección se había confirmado en laboratorio entre el 30 de enero y el 3 de octubre de 2020, y se encontró que las que estaban embarazadas tenían una probabilidad significativamente mayor de precisar cuidados intensivos que las no embarazadas (10,5 casos por 1.000 frente a 3,9).

Más riesgo de muerte por COVID-19 en las gestantes

Además, tenían el doble de riesgo de necesitar ventilación mecánica y oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO) y, por primera vez, en el estudio se observó que tenían más probabilidades de fallecer; en concreto, los investigadores han declarado que “se notificaron 34 muertes (1,5 por 1.000 casos) entre 23.434 mujeres embarazadas sintomáticas y 447 (1,2 por 1.000 casos) entre 386.028 mujeres no embarazadas, lo que refleja un aumento del 70% en el riesgo de muerte asociado con el embarazo”.

Las embarazadas de 35 a 44 años con COVID-19 tenían casi cuatro veces más probabilidades de precisar ventilación mecánica y dos veces más de fallecer que las no gestantes de la misma edad

La mayor edad de las embarazadas, como ocurre en la población general, también demostró ser un factor de riesgo; así, las gestantes de 35 a 44 años con COVID-19 tenían casi cuatro veces más probabilidades de precisar ventilación invasiva y dos veces más probabilidades de fallecer que las no gestantes de la misma edad.

Cambios en el embarazo asociados a la gravedad del COVID-19

Los expertos atribuyen el aumento del riesgo a los cambios fisiológicos que se producen durante el embarazo. Clara Menéndez, directora de la Iniciativa de Salud Materna, Infantil y Reproductiva del centro de investigación ISGlobal, ha explicado que el sistema inmunológico de la embarazada experimenta cambios con el objetivo de no rechazar al feto y esto podría desencadenar una mayor respuesta inflamatoria frente a la infección.

Además, añade, el útero se expande y reduce el espacio que tienen los pulmones para expandirse, el gasto cardíaco también es mayor, especialmente durante el último trimestre del embarazo, y hay menos oxígeno disponible para los órganos vitales. A esto se añade que las mujeres embarazadas tienen más riesgo de trombosis y el COVID-19 puede provocar tromboembolismos.

El útero se expande y reduce el espacio que tienen los pulmones para expandirse, el gasto cardíaco es mayor, y hay menos oxígeno disponible para los órganos vitales

El SARS-CoV-2 se comporta de forma similar a otros virus respiratorios en las embarazadas, ya que la también la gripe afecta más a las gestantes y puede causarles más complicaciones. El CDC ha registrado 34.968 embarazadas con COVID-19 desde enero, de las que 7.424 tuvieron que ser hospitalizadas, y ha detectado al menos 274 gestantes en la UCI, 84 con ventilación mecánica y 50 fallecidas. Anna Suy, jefa de sección de Obstetricia del hospital Vall d’Hebron de Barcelona indica que en España la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia lleva un registro que ya incluye a 700 embarazadas, aunque cree que tiene que haber muchas más.

Los hallazgos del estudio, según los expertos, revelan que las embarazadas constituyen un grupo de riesgo y deberían por tanto ser uno de los primeros colectivos que recibiera la vacuna contra el coronavirus cuando esté disponible para preservar su salud, ya que aunque los fetos también pueden infectarse porque el virus atraviesa la placenta, las infecciones en ellos suelen ser leves.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD