PUBLICIDAD

Las patadas en el útero materno permiten al bebé explorar su cuerpo

Un estudio sugiere que los movimientos fetales en el útero, como las pataditas que siente la embarazada, tienen por objeto que el futuro bebé explore su cuerpo y diseñe un mapa mental del mismo antes de nacer.
Escrito por: Eva Salabert

05/12/2018

Padre sintiendo las patatas en el útero materno

Las patadas que propina el feto en la última fase del embarazo contribuyen al desarrollo de las áreas del cerebro involucradas en la información sensorial, y permiten al futuro bebé percibir la sensación de su propio cuerpo y del entorno, haciendo que sea capaz de diseñar un mapa o una red cerebral básica para entender qué parte de su cuerpo está moviendo y qué se siente con este contacto, según ha revelado un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Londres.

Para llevar a cabo la investigación, que se ha publicado en Scientific Reports, se empleó un electroencefalograma (EEG) para medir las ondas cerebrales durante el sueño de 19 bebés con dos días de edad de promedio, con una edad gestacional corregida (que tiene en cuenta su edad si aún estaban en el útero, lo que significa que un niño de una semana que hubiera nacido en la semana 35 de embarazo, tendría una edad gestacional corregida de 36 semanas) de entre 31 y 42 semanas, por lo que algunos de los niños eran prematuros.

Ondas cerebrales más intensas en los bebés prematuros

Los investigadores se centraron en las ondas cerebrales que se producían cuando los bebés pateaban durante la fase del sueño REM, y hallaron evidencias de la creación de conexiones neuronales. Comprobaron que el movimiento de la mano derecha de un bebé activaba de inmediato las ondas cerebrales en la zona del hemisferio izquierdo que procesa el contacto con la mano derecha, y que esas ondas cerebrales eran de mayor intensidad en el caso de los bebés prematuros, que a su edad todavía deberían haber permanecido en el útero, en comparación con los nacidos a término.

Los movimientos del feto al final de la gestación le ayudan a desarrollar zonas cerebrales asociadas a la información sensorial

Esto les sirvió para determinar que los movimientos del feto al final de la gestación le ayudan a desarrollar zonas cerebrales asociadas a la información sensorial, así como una sensación de su propio cuerpo, antes de abandonar el útero materno. Las rápidas ondas cerebrales generadas por el movimiento de los bebés desaparecieron, de hecho, cuando los niños cumplieron algunas semanas de vida.

Kimberly Whitehead, coautora del trabajo, ha explicado que sus hallazgos son relevantes de cara a proporcionar los cuidados óptimos a los bebés prematuros en el entorno hospitalario para que puedan recibir una adecuada estimulación sensorial. Un ejemplo de ello es que estos niños permanezcan anidados en sus cunas para que puedan contactar con una superficie cuando patean, como si todavía estuvieran en el interior del útero.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD