Una ratona tiene una cría sin esperma ni sexo, por edición genética

La edición genética de un óvulo sin fecundar permite que una hembra de ratón geste y dé a luz a una cría sin necesidad de esperma ni de mantener contacto sexual con un macho, en un experimento realizado por científicos chinos.
Escrito por: Eva Salabert

10/03/2022

Tener hijos sin sexo ni esperma

La reproducción asexual o partenogénesis –un término griego que significa ‘creación virgen’– se ha conseguido por primera vez en un mamífero; en concreto, en una ratona que ha parido una cría viva a partir de un óvulo no fecundado editado genéticamente por un equipo de científicos chinos. La partenogénesis define la capacidad que tienen determinados animales y plantas para reproducirse a partir de sus propias células reproductivas y sin que necesiten para ello el material genético del macho, pero se creía que este fenómeno no era posible en el caso de los mamíferos.

PUBLICIDAD

Este tipo de reproducción presenta un problema en los mamíferos y es que para que el óvulo no fertilizado se convierta en un embrión necesita dos conjuntos de ADN –el del padre y el de la madre–. Cuando un espermatozoide se introduce en el óvulo se produce un fenómeno denominado impronta genética, que supone que el funcionamiento de algunos genes difiere dependiendo de si se heredan del padre o de la madre, y en ciertos casos algunos genes de impronta se relacionan, por ejemplo, con un riesgo mayor de desarrollar enfermedades como el cáncer.

Un embarazo a partir de un solo óvulo sin fecundar

En 2004, investigadores japoneses lograron crear un ratón –al que llamaron Kaguya– por partenogénesis, y para ello emplearon dos óvulos, uno de los cuales actúo como el óvulo auténtico, mientras que el otro simulaba la aportación genética del espermatozoide. La cría fue, por tanto, hija de dos hembras.

PUBLICIDAD

En la nueva investigación, cuyos resultados se han publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS), científicos de la Universidad Jiao Tong de Shanghai (China), dirigidos por Yanchang Wei, investigador de medicina reproductiva en el Hospital Ren Ji de Shanghái, han logrado una gestación a partir de un solo óvulo sin fecundar con una técnica de edición genética muy parecida a la CRISPR o ‘corta y pega’ genético.

“El éxito de la partenogénesis en mamíferos abre muchas posibilidades en agricultura, medicina e investigación”

Los investigadores utilizaron la herramienta de edición genética para imitar la impronta genética en siete puntos diferentes del genoma de un óvulo que tenía dos copias de cada gen y que habían sido identificadas previamente como importantes en el desarrollo del embrión. Esto hizo que la segunda copia del código genético de la madre apareciera como si fuera de un macho y haciendo que comenzara el proceso bioquímico equivalente a una fecundación; así, el óvulo pasó de ser una única célula a un blastocisto de 140 células.

PUBLICIDAD

De los 227 óvulos no fertilizados editados consiguieron 192 embriones, que implantaron en otras tantas hembras. Solo 14 de ellos llegaron a término, y únicamente tres sobrevivieron, aunque dos murieron tras el parto. Solo una de las crías –una hembra– llegó a la edad adulta y se pudo reproducir de manera normal.

Los autores del estudio han destacado que “la partenogénesis en mamíferos se puede conseguir a través de la regulación epigenética”, y opinan que sería posible perfeccionar esta técnica para que la tasa de nacimientos con éxito aumente. “El éxito de la partenogénesis en mamíferos abre muchas posibilidades en agricultura, medicina e investigación”, concluyen.

Actualizado: 11 de marzo de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD