Las personas con ansiedad sienten más afecto y confianza por su gato

Un estudio de la Universidad de California ha descubierto una vinculación entre las personas y los gatos, y es que cuanto más ansiosos y neuróticos son los dueños de los felinos más afecto y confianza sienten por su mascota.
Escrito por: Natalia Castejón

18/06/2020

problemas emocionales pueden aumentar el abandono de gatos

Los casos de ansiedad se han visto incrementados debido al confinamiento impuesto por algunos gobiernos a causa de la pandemia por coronavirus que está afectando a 188 países en todo el mundo, pero parecer ser que tener un gato podría mejorar la situación emocional de la población afectada. Así lo ha dado a conocer un estudio realizado por la Universidad de California y la Universidad Estatal de California (EE.UU.).

La investigación, que se ha publicado en la revista Anthrozoös, ha realizado una encuesta anónima a 1.239 personas que tenían un gato como mascota, siendo el 87% de los participantes mujeres, en la que se preguntaba sobre el apego y sentimiento que experimentaban hacia su compañero peludo y las emociones generales que sentían.

La personalidad del dueño de un gato puede afectar a la tendencia a apreciar, beneficiarse y disfrutar emocionalmente de la relación con el felino

Los resultados mostraron que las personas que tenían puntajes más elevados en ansiedad y neuroticismo podrían beneficiarse de una relación gatuna, no obstante, los que tenían altos niveles de depresión se sentían menos dignos del amor que les profesaba su minino, es decir, todas las sensaciones negativas y nuestra personalidad pueden afectar a la relación con la mascota, al igual que pueden influir sobre las que mantenemos con amigos o familiares.

Los problemas emocionales pueden aumentar el abandono de gatos

También observaron que cuando las personas sentían ira se reducía la sensación de confianza en su gato, al igual que pasa en relaciones interhumanas cuando se sufre depresión. Todo esto indica, según explica Gretchen Reevy, coautora del estudio, que los gatos pueden ser excelentes compañeros y fuentes de consuelo y que, al parecer, la personalidad del dueño puede afectar a la tendencia a apreciar, beneficiarse y disfrutar emocionalmente de la relación con un felino.

Reevy se ha mostrado preocupada también porque esta relación entre los humanos y los gatos, concretamente en el caso de que el dueño tenga problemas como ansiedad o depresión, ponen a estos animales en riesgo de ser abandonados o terminar en un albergue.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD