PUBLICIDAD

Descubren que los perros pueden detectar el calor con su nariz

Los perros son capaces de detectar con su nariz pequeñas radiaciones térmicas en objetos situados a una distancia de 1,6 metros, una habilidad que habrían heredado del lobo gris, al que le ayudaba a encontrar a sus presas.
Escrito por: Natalia Castejón

06/03/2020

La nariz del perro detecta el calor de un objeto a distancia

La nariz de los perros está húmeda y a una temperatura más fría que el resto de su cuerpo, y se caracteriza por tener una gran cantidad de nervios, lo que hace que esta zona sea mucho más sensible a los cambios térmicos. De hecho, un nuevo estudio ha encontrado que los canes son capaces de detectar con este órgano un objeto caliente situado a una distancia de 1,6 metros.

En la investigación, publicada en la revista Scientific Report y llevada a cabo por miembros de la Universidad de Lund (Suecia) y la Universidad Eötvös Loránd (Hungría), se adiestró a tres perros para que pudiesen distinguir entre dos objetos exactamente iguales –excepto porque uno de ellos estaba caliente (31ºC) y el otro a temperatura ambiente–, y que se encontraban a una distancia de 1,6 metros. Durante las pruebas finales los canes no podían ver los objetos ni distinguirlos por el olor, la única diferencia era su temperatura.

Una habilidad canina heredada del lobo gris

En pruebas posteriores se realizaron escáneres de resonancia magnética a 13 perros de varias razas mientras estaban en contacto con objetos que tenían una radiación térmica neutral o débil. Los resultados mostraron que la corteza somatosensorial izquierda del cerebro de los animales –relacionada con la información proveniente de su nariz– se mostró más sensible al estímulo de calor que al neutro. En el lado derecho no se encontraron estas variaciones.

Los perros adiestrados fueron capaces de distinguir a menos de dos metros de distancia qué objeto estaba caliente, incluso sin poder verlo

En conclusión, estos hallazgos podrían indicar que, al igual que ocurre en otros animales como el murciélago vampiro común, los escarabajos de fuego negro y ciertas serpientes, los perros podrían sentir puntos de calor débil gracias a su nariz. Los investigadores creen que esta habilidad podría provenir del lobo gris, considerado como su antepasado, y al que le servía para detectar el cuerpo caliente de su presa durante una cacería.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD