Identifican a los grupos de vacunados con más riesgo de COVID grave

Investigadores de la Universidad de Oxford indican cuáles son las personas que, a pesar de haber recibido la pauta vacunal completa, tienen más riesgo de sufrir un cuadro grave de COVID-19 que provoque su hospitalización o muerte.
Escrito por: Eva Salabert

20/09/2021

Vacunados con riesgo de COVID grave

Las vacunas contra el COVID-19 no evitan el contagio del SARS-CoV-2, pero sí reducen significativamente el riesgo de desarrollar un cuadro grave de la enfermedad. Sin embargo, la efectividad de estos fármacos es mucho menor en algunas personas, como se ha observado en aquellos que se encuentran inmunodeprimidos a consecuencia de una enfermedad, un trasplante, un tratamiento médico como la quimioterapia, y en los adultos mayores debido a que su sistema inmune ha envejecido y no responde adecuadamente.

Además, variantes del coronavirus como la delta, se propagan con mayor facilidad que la cepa original y han desarrollado lo que se conoce como escape inmunológico, que consiste en que son capaces de evadir mejor la respuesta inmunológica, tanto si se ha generado al pasar el COVID-19, como si ha sido inducida por la vacunación.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Oxford (Reino Unido) ha utilizado un algoritmo capaz de predecir cuáles son los grupos de población con más probabilidades de desarrollar síntomas de COVID graves que provoquen su hospitalización o su fallecimiento a partir de los 14 días posteriores a la administración de la segunda dosis, cuando se supone que ya tendrían que haber desarrollado una inmunidad sustancial.

“Una pequeña minoría de personas sigue estando en riesgo de hospitalización y muerte por COVID-19 después de la vacunación. Nuestra calculadora de riesgo ayuda a identificarlos”

Los investigadores tuvieron en cuenta factores como la edad, el sexo, el grupo étnico y los antecedentes de infección por coronavirus, y destacan un elevado riesgo en especial en el caso de:

Estos científicos han explicado en un artículo publicado en British Medical Journal que actualizaron la herramienta QCovid desarrollada en 2020 y en febrero de 2021 añadieron 1,5 millones de personas a la lista de los que se recomienda proteger, y que de esta forma podían identificar a los grupos con mayor riesgo de hospitalización o muerte si contraían la infección por coronavirus.

En total analizaron una muestra de más de 6,9 millones de adultos que habían sido vacunados, dos tercios de los cuales –5,2 millones– habían recibido las dos dosis de la vacuna. En la muestra se incluía a 2.031 personas que habían fallecido por COVID y 1.929 ingresos hospitalarios asociados a la enfermedad, entre los que hubo 81 muertes y 71 ingresos que se habían producido 14 días o más después de la segunda dosis de la vacuna. Estos datos sirvieron a los científicos para desarrollar puntuaciones de riesgo acumulativas para calcular las probabilidades de ingreso hospitalario o fallecimiento por COVID de una persona tras recibir una o dos dosis de la vacuna.

Pocas hospitalizaciones o muertes por COVID en el grupo vacunado

Según los investigadores se han producido pocas hospitalizaciones o fallecimientos asociados al COVID-19 en el grupo de personas que habían completado su pauta vacunal con cualquier vacuna, y que eso significa que el estudio no contaba con la potencia estadística necesaria para determinar si los grupos mencionados tenían más o menos riesgo tras recibir la segunda dosis que tras recibir la primera.

Han reconocido algunas limitaciones del estudio, ya que no diferenciaron entre el tipo de vacunación ofrecida a los participantes y no se tuvieron en cuenta factores como la posible exposición al virus porque, por ejemplo, la actividad profesional –que es algo que puede influir en ello–, no es un dato que se suela incluir en los registros de medicina general ni en los hospitalarios.

QCovid ha sido diseñada para identificar a las personas con alto riesgo que pueden beneficiarse de intervenciones como las dosis de refuerzo de la vacuna o nuevos tratamientos

Sin embargo, Aziz Sheikh, catedrático de Investigación y Desarrollo de la Atención Primaria y director del Instituto Usher de la Universidad de Edimburgo, y coautor del artículo, ha señalado que “este enorme estudio nacional de más de 5 millones de personas vacunadas con dos dosis en todo el Reino Unido ha descubierto que una pequeña minoría de personas sigue estando en riesgo de hospitalización y muerte por COVID-19. Nuestra calculadora de riesgo ayuda a identificar a los que siguen teniendo más riesgo después de la vacunación”.

“Nuestra nueva herramienta QCovid, desarrollada con la ayuda de expertos de todo el Reino Unido, ha sido diseñada para identificar a las personas con alto riesgo que pueden beneficiarse de intervenciones como las dosis de refuerzo de la vacuna o nuevos tratamientos como los anticuerpos monoclonales –ha explicado–, que pueden ayudar a reducir el riesgo de que la infección por SARS-CoV-2 progrese a resultados graves de COVID-19”.    

Los autores del estudio confían en que estos datos puedan emplearse en diversos contextos sanitarios y asistenciales para informar a las personas que tienen un mayor riesgo y, potencialmente, ayudar a priorizar a los identificados para nuevos ensayos de vacunas, refuerzos, o futuras terapias preventivas.    

La profesora Julia Hippisley-Cox, catedrática de Epidemiología Clínica y Práctica General de la Universidad de Oxford y coautora del trabajo, concluye que “el riesgo individual siempre dependerá de las elecciones individuales, así como de la prevalencia actual de la enfermedad; sin embargo, esperamos que esta nueva herramienta ayude a la toma de decisiones compartida y a una evaluación de riesgos más personalizada”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD