29 variantes genéticas podrían influir en el riesgo de alcoholismo

La predisposición genética de un individuo a tener problemas con el alcohol podría identificarse mejor gracias al hallazgo de 19 factores de riesgo genéticos desconocidos y 10 factores de riesgo previamente identificados.
Escrito por: Natalia Castejón

27/05/2020

Hombre con problemas de adicción al alochol

Un equipo de investigadores de la Universidad de Yale (EE.UU.) ha llevado a cabo un estudio, consistente en un análisis del genoma de casi 450.000 europeos, en el que han descubierto que existen 29 variantes genéticas que podrían predecir el riesgo de tener problemas con el alcohol.

En la investigación, que se ha publicado en la revista Nature Neuroscience, se han buscado las variantes genéticas compartidas entre las personas del estudio que tenían problemas con el alcohol, tanto el alcoholismo en sí mismo como el uso de esta bebida con consecuencias médicas, pues el consumo de esta sustancia provoca un gran número de problemas de salud en todo el mundo.

También encontraron que el riesgo de consumo problemático de alcohol estaba relacionado con la aparición de algunos trastornos psiquiátricos

Los resultados indicaron que había 10 factores de riesgo previamente identificados y 19 factores de riesgo genéticos independientes previamente desconocidos, todos ellos relacionados con el abuso de alcohol, y otros. Según ha explicado Joel Gelernter, autor principal del estudio, estos datos nuevos triplican el número de loci –la posición fija en un cromosoma– de riesgo genético conocido y relacionado con el alcoholismo.

El riesgo genético al alcoholismo, relacionado con problemas mentales

Además, también se tuvieron en cuenta los factores de riesgo genético de algunos trastornos psiquiátricos, dando como consecuencia un estudio de las asociaciones genéticas compartidas entre los problemas con el consumo de alcohol y trastornos como la ansiedad y la depresión. Observaron que la herencia genética de las variantes encontradas estaba enriquecida en el cerebro y en las regiones que regulan el genoma conservadas evolutivamente, lo que corrobora su importancia en la función biológica.

Mediante la aleatorización mendeliana, vieron que un rasgo influenciado genéticamente afectaba a otro rasgo relacionado genéticamente. Esto podría explicar las relaciones causales entre el alcoholismo, los problemas psiquiátricos, el rendimiento cognitivo y la conducta de riesgo, según Hang Zhou, otro de los investigadores del estudio. Este hallazgo podría ayudar a evaluar mejor el riesgo de cada persona de tener problemas con la bebida.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD