Fumar en las terrazas puede aumentar el riesgo de contagio de COVID-19

Los neumólogos advierten que fumar en una terraza o estar cerca de alguien que lo haga podría aumentar el riesgo de contagio de COVID-19, pues al exhalar el humo se incrementan la expulsión de las gotitas de Flügge –portadoras del coronavirus–.
Escrito por: Natalia Castejón

21/05/2020

Fumar en las terrazas puede aumentar el riesgo de contagio de coronavirus

Son muchas las provincias que se encuentran ya en la fase 1 de la desescalada, donde se permite abrir bares con terraza, aunque con limitaciones de número de clientes y con distancias de seguridad entre mesas. Este cambio ha sido bienvenido por la población, que se ha lanzado a coger su asiento con la llegada de las buenas temperaturas. Sin embargo, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha alertado que fumar en las terrazas podría aumentar el riesgo de contagio del coronavirus, tanto para el fumador como para los que están a su alrededor.

Según explica el Dr. Carlos A. Jiménez-Ruiz, neumólogo y presidente de SEPAR, al exhalar el humo de un cigarro o de un dispositivo de vapeo electrónico se incrementa la expulsión de gotitas de Flügge –gotas minúsculas de saliva que pueden contener carga viral del SARS-CoV-2–, que pueden permanecer hasta 30 minutos en el aire en suspensión y alcanzan hasta los dos metros de distancia, lo cual les permite ingresar en las vías respiratorias de las personas del entorno y contaminar superficies donde pueden permanecer durante horas en función del tipo de material, todo lo cual aumenta considerablemente el riesgo de contagio de las personas de su alrededor que puedan estar en contacto con ese humo.

Para fumar en una terraza es necesario quitarse la mascarilla y es inevitable tocarse la nariz, boca o cara, lo que supone un riesgo extra de contagio

Además, desde la SEPAR advierten que para fumar es inevitable tocarse la boca, nariz o cara con las manos, sumado a que hay que quitarse la mascarillade uso obligatorio– y manipularla para hacerlo, lo que también supone un riesgo de que el coronavirus acceda al aparato respiratorio y contagie al fumador.

Los fumadores tienen menos defensas pulmonares frente al coronavirus

Otro de los puntos que los fumadores deben tener en cuenta es que las sustancias tóxicas que contienen los cigarrillos convencionales o los electrónicos, disminuyen las defensas de los pulmones, lo que fomenta la infección por virus y bacterias, especialmente se convierten en susceptibles de contagio por SARS-CoV-2. Todo esto ayuda a entender porque el COVID-19 es una enfermedad más grave en pacientes fumadores que en los que no tienen este hábito.

En base a todo lo anterior, la SEPAR pretende advertir de que:

  • Fumar o vapear conlleva un mayor riesgo de coronavirus, además de contraer la enfermedad de manera grave y con peor pronóstico.
  • Recomienda que durante la desescalada se mantengan tanto los espacios cerrados como al aire libre libres del humo del tabaco.
  • Además de todo lo anterior, es importante mantener las medidas higiénicas preventivas, como el lavado frecuente de manos, el uso de mascarillas y el mantenimiento de la distancia interpersonal de al menos dos metros.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD