PUBLICIDAD

Abusar del móvil provoca estrés y conflictos con amigos y familiares

Usar de manera compulsiva el teléfono móvil provoca aislamiento, una mala adaptación psicológica y problemas en el trabajo y en las relaciones sociales y familiares, según un reciente estudio.
Escrito por: Natalia Castejón

26/03/2019

Chica con síntomas de estrés por su adicción al móvil

Un grupo de investigadores españoles han llevado a cabo un estudio en el que han encontrado que las personas que hacen un uso abusivo de los teléfonos móviles tienen más conflictos con familiares y amigos, experimentan más estrés y más problemas en el trabajo, y sufren un mayor aislamiento social que aquellos que hacen un uso responsable de estos dispositivos.

La investigación, que ha sido realizada por miembros de la Facultad de Psicología de la Universidad de Oviedo y de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid, y se ha publicado en la revista Social Science Computer Review, muestra el seguimiento durante un año de 416 personas con teléfono móvil, en el que se analizó la relación entre el uso que hacían del smartphone y su estado psicológico y sus lazos con amigos y familiares.

Los resultados mostraron que cuanto mayor es la adicción a los teléfonos móviles, menos apoyo social se tiene, explica Antonio Hidalgo, uno de los investigadores. Además, Alberto Urueña, otro de los autores, ha recalcado que un mayor grado de dependencia a estos dispositivos provoca un nivel de estrés psicológico más elevado.

Abusar del smartphone conduce al aislamiento social

Pero no quedan ahí los riesgos de no ponerle límite al uso de los teléfonos móviles inteligentes, sino que al igual que ocurre en otro tipo de adicciones, como puede ser la ludopatía o el alcoholismo, también conlleva un aumento de los conflictos con familiares y amigos y una mala adaptación psicológica.

La investigación demostró que cuanto mayor es la adicción a los teléfonos móviles menos apoyo social se tiene

En vista de los resultados obtenidos los autores han advertido sobre las posibles consecuencias negativas asociadas a este problema –pues cada día usamos más el móvil en nuestras tareas cotidianas– y recomiendan hacer un uso responsable de los dispositivos, pues las tecnologías de la comunicación, a pesar de que parezca lo contrario, tienden a conducir a un aislamiento social que hace mella en el bienestar mental de las personas.

La adicción al móvil se asocia a pérdida de sueño y productividad

Otro estudio reciente, publicado en la revista Frontiers in Psychiatry, llegó a la conclusión de que usar mucho los smartphones podía provocar una pérdida de sueño y de productividad, más dolencias y un riesgo más elevado en la conducción, tras analizar a 709 australianos de entre 18 y 83 años.

El equipo que llevo a cabo el estudio, miembros de la Universidad Tecnológica de Queensland (Australia), explicó que, en base sus resultados, el 15% de los hombres y el 24% de las mujeres podrían tener algún tipo de adicción al móvil. En cuanto a las edades, en la franja entre los 18 y los 24 años un 40,9% de los individuos hace un uso problemático, que se reduce a un 23,5% entre los que tienen entre 25 y 29 años.

Además, una de cada cinco mujeres y uno de cada ocho hombres declaró que el móvil había interferido en su sueño, y el 14% de las féminas y el 12,6% de los varones aseguraron que su rendimiento y productividad habían descendido por el uso del teléfono móvil. Estos resultados apoyan la creencia de que abusar de los dispositivos puede afectar a todos los ámbitos de la vida cotidiana.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD