PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Mente y emociones

Por qué no deberías ofrecer alcohol a tus hijos en casa

Algunos padres creen que ofrecer alcohol a sus hijos en casa favorecerá que estos tengan unos hábitos de consumo responsable fuera, sin embargo, un estudio ha demostrado que el efecto podría ser el contrario.
Escrito por: Natalia Castejón

05/03/2018

Adolescente bebiendo alcohol en casa

Dar alcohol a los niños para que tengan un consumo responsable es un grave error.

Ofrecer pequeñas cantidades de alcohol a sus hijos de forma ocasional cuando comienzan la adolescencia es un método empleado por algunos padres para darles a conocer esta sustancia, y modelar así un consumo de bajo riesgo, al permitir que los jóvenes experimenten sus efectos en un entorno seguro como es el hogar. No obstante, un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia, ha demostrado que el efecto de esta práctica puede ser el contrario al deseado.

La investigación, publicada en la revista The Lancet Public Health, incluyó a 1.927 padres con sus hijos de entre 12 y 18 años, durante un periodo de seis años. Transcurrido ese tiempo los resultados revelaron que aquellos adolescentes que habían probado el alcohol en casa tras habérselo ofrecido sus progenitores tuvieron el doble de probabilidades de darse atracones etílicos –tomar más de cuatro bebidas en poco tiempo– o de sufrir alcoholismo, en comparación con los que no tuvieron un acceso tan fácil a esta sustancia.

El 81% de los jóvenes que probó el alcohol bajo la supervisión de sus padres reconoció haberse dado algún atracón posteriormente

Familiarizar a los adolescentes con el alcohol, un gran error

Según el estudio, los adolescentes que tomaban alcohol en casa por primera vez eran más propensos a acceder a esta sustancia también por otros medios. Al comenzar la investigación, cuando los niños tenían 13 años, el 15% de ellos habían tomado alcohol instados por sus padres, mientras que al terminar, cuando ya habían cumplido los 18, ese porcentaje aumentó al 57%, y solo el 21% no había tenido ninguna clase de acceso a bebida alcohólicas.

El 81% de los jóvenes cuyos padres quisieron enseñarles a tener un consumo responsable de alcohol comenzando por ofrecerles este tipo de bebidas en casa reconocieron haberse dado atracones, en comparación con el 61% de los que lo ingirieron gracias a otras personas.

Richard Mattick, principal autor del estudio, subraya que proporcionar a los hijos bebidas alcohólicas es un tremendo error ya que, aunque se haga con la intención de enseñarles a controlar su consumo, en muy pocas ocasiones se consigue este objetivo. Por ello, recomienda no facilitar bebidas con graduación alcohólica a los jóvenes, sino aconsejar el consumo responsable, hacer un seguimiento de sus conductas, o imponer reglas más estrictas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD