Pautas para prevenir el coronavirus en niños y adultos asmáticos

Los expertos aconsejan que niños y adultos asmáticos y con alergia sigan con el tratamiento para controlar su enfermedad y reducir complicaciones si contraen COVID-19, y dan pautas para prevenir la infección por coronavirus.
Escrito por: Caridad Ruiz

13/03/2020

Niño asmético usando un inhalador

Cuando las personas con asma o alergia asmática –sean niños o adultos– contraen alguna infección, sus síntomas habituales, como la dificultad respiratoria, pueden agravarse. Por supuesto, el virus del coronavirus SARS-CoV-2 supone un riesgo mayor para estos pacientes, aunque como nos dicen los expertos depende mucho del tipo de asma que se padece.

“Los niños infectados con el coronavirus, con los datos que tenemos ahora, no son población de riesgo especial. Si son asmáticos depende del tipo de asma. Si está controlada con su medicación, el riesgo de que se agrave será solo algo mayor, pero si no está tratada, la crisis asmática puede ser más importante”, explica a Webconsultas el doctor Luis Moral, pediatra coordinador del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria y Asma de la SEICAP.

"Los enfermos con un asma grave forman parte del grupo de riesgo frente a la infección por coronavirus, como las personas con enfermedades pulmonares”

Diferente es la situación de los adultos, porque en las personas de más edad el asma puede suponer un riesgo mayor si se presenta con factores de riesgo, como padecer otras patologías, fumar, o no controlar adecuadamente las crisis asmáticas a pesar de la medicación.

Recomendaciones sobre coronavirus para niños asmásticos o alérgicos

El grupo de Trabajo de Inmunología Clínica de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) ha elaborado una nota que incluye una serie de recomendaciones específicamente destinadas a los niños que padecen asma o alergia:

  • Controlar la enfermedad con el tratamiento habitual. Deben continuar con su tratamiento de base para seguir un buen control del asma. “Lo más importante en los enfermos asmáticos es que cumplan con su tratamiento habitual para mantener la enfermedad controlada y así estar protegidos. Si están controlados, el asma no les va a suponer mayor riesgo”, afirma el doctor Luis Moral, que ejerce como pediatra en el Hospital General Universitario de Alicante, en la Unidad de Alergología y Neumología Pediátrica.
  • Inhaladores. Los padres deben llevar consigo siempre los inhaladores por si aparecen síntomas de asma. Esta medida preventiva es muy importante, sobre todo teniendo en cuenta que en estas semanas muchas plantas se encuentran en plena floración, lo que incrementa el riesgo de alergia y asma.
  • Síntomas que hagan sospechar la infección por SARS-CoV-2. En esa misma nota, la SEICAP aconseja que si el pequeño presenta fiebre y tos, o dificultad para respirar, y ha estado en contacto con un caso confirmado de infección por coronavirus o ha visitado alguna zona de riesgo, hay que llamar a los teléfonos habilitados por las comunidades autónomas para valorar la necesidad del estudio y evitar acudir a los centros de salud.
  • Lavado adecuado de manos y frecuente de manos, una recomendación extensiva a toda la población.
  • No compartir vasos, cubiertos, platos, o cualquier objeto que pueda estar contaminado con saliva o sirva para comer o beber.
  • Limpiar regularmente cualquier utensilio que se comparta en la escuela infantil, colegio o instituto, como juguetes, lápices, instrumentos musicales, ordenadores, pomos de puertas…, y también hacerlo en casa si hay alguien infectado o en cuarentena.
  • Mantenerse alejado de los demás, un mínimo de un metro (aunque se trate de personas aparentemente sanas), y no abrazar, besar, ni dar la mano para saludar.
  • Evitar tocarse la cara y mucosas como nariz, boca y ojos.
  • Si es necesario acudir a algún centro sanitario deben ponerse una mascarilla, mantener la distancia mínima de un metro con otras persona y taparse la boca al toser o estornudar (preferiblemente con pañuelos desechables o el codo) y después lavarse las manos.

Asma grave no controlada: población de riesgo

Aunque los pacientes con patología respiratoria crónica son considerados de riesgo, en el caso del asma conviene matizar. “Es una enfermedad con una gran variabilidad. La mayoría de los enfermos tiene un asma leve, lleva una vida normal, y solo de vez en cuando necesita usar un broncodilatador. Otros enfermos necesitan un tratamiento continuado de mantenimiento, pero están muy controlados y pueden llevar una vida normal, siempre que tomen su medicación. Otros, los menos, tienen un asma grave, difícil de controlar a pesar de la medicación y presentan síntomas o crisis con frecuencia”, nos explica el doctor Luis Moral.

Este especialista asegura que “los enfermos de asma leve o moderada pero controlada no necesitan unos cuidados especiales, aunque siempre hay que tener precaución. Los que tiene un asma grave sí que forman parte del grupo de riesgo, como las personas con enfermedades pulmonares”, añade

La mascarilla, ¿necesaria en los asmáticos?

Respecto al uso de mascarillas para prevenir la infección por SARS-CoV-2, en el caso de los asmáticos no siempre es necesario, ni útil. “Para personas con un asma no controlada y que estén rodeadas de mucha gente o de enfermos, podría tener sentido”, afirma el doctor Moral. Pero en general no es una medida necesaria.

“El virus del coronavirus no está flotando, acaba cayendo y depositándose en las superficies”, añade el doctor Moral. Por eso, según este pediatra, lo realmente necesario para evitar el contagio es “mantener la distancia [de un metro] entre las personas, sobre todo con las que muestran síntomas [como tos] o están enfermas, y el lavado de manos frecuente con soluciones antisépticas o con agua y jabón. El contagio se produce cuando tras tocar a otras personas u objetos que mantienen el virus activo, sin darnos cuenta nos llevamos las manos a la cara”, señala.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD