Padecer obesidad e hígado graso aumenta el riesgo de COVID-19 grave

Los pacientes con obesidad y esteatohepatitis no alcohólica (hígado graso) tienen más riesgo de COVID-19 grave por presentar características que favorecen la entrada del coronavirus en su organismo.
Escrito por: Eva Salabert

21/10/2020

Padecer obesidad e hígado graso aumenta el riesgo de coronavirus grave

Las personas que padecen obesidad e hígado graso –esteatosis hepática– con inflamación y se infectan con el coronavirus tienen más riesgo de desarrollar síntomas graves de COVID-19, según muestra una investigación española publicada en Journal of Hepatology. De hecho, un reciente estudio de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO) indica que hasta el 80% de los pacientes con COVID-19 grave presentan obesidad.

Otro dato relevante es que un significativo porcentaje de pacientes con infección por SARS-CoV-2 sufre algún tipo de fallo hepático. Por ello, las enfermedades del hígado, como la esteatohepatitis no alcohólica o hígado graso con inflamación, que afecta a 1.900 millones de personas en el mundo, está asociada a la obesidad, y se caracteriza por inflamación y fibrosis hepática, constituye un factor de riesgo para desarrollar un cuadro grave de COVID-19.

La esteatohepatitis aumenta la vulnerabilidad en caso de COVID-19

En concreto, el nuevo estudio ha demostrado que en los pacientes con obesidad y esteatohepatitis no alcohólica se identifica una expresión más elevada de ACE2 –el receptor celular del virus– y de Tmprss2, una molécula que facilita la unión de las membranas del virus y la célula. Esto favorece la entrada del coronavirus en su organismo y les hace más vulnerables a la infección.

La esteatohepatitis no alcohólica o hígado graso con inflamación asociada a la obesidad es un factor de riesgo para desarrollar un cuadro grave de COVID-19

En el estudio también se ha comprobado que esta maquinaria de entrada del virus no está elevada en pacientes con obesidad y esteatosis (un estadio más leve que la esteatohepatitis), ni en pacientes con obesidad y diabetes tipo 2, enfermedades que también están muy ligadas.

El trabajo ha sido liderado por el laboratorio de Molecular Metabolism de Ruben Nogueiras, investigador del Centro Singular de Investigación en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas de la Universidad de Santiago de Compostela (CIMUS) y del CIBER de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición-(CIBEROBN) y el de Liver Disease de Malu Martínez Chantar (CIC bioGUNE) y el CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD).

Fuente: CIBER, CIC bioGUNE y CIMUS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD