El COVID-19 puede causar delirio, daño nervioso e inflamación cerebral

El COVID-19 puede provocar complicaciones neurológicas como delirio, daño nervioso, accidente cerebrovascular y un tipo poco común de inflamación cerebral, la encefalomielitis diseminada aguda, según un nuevo estudio.
Escrito por: Eva Salabert

08/07/2020

El COVID-19 podría causar delirio, daño nervioso e inflamación cerebral

Ya se sabía que los síntomas neurológicos de la infección por coronavirus pueden manifestarse antes incluso de que el afectado tenga fiebre o tos, y ahora un nuevo estudio del University College de Londres (UCL) y su University College London Hospitals (UCLH) ha encontrado que el COVID-19 puede provocar complicaciones neurológicas como delirio, daño nervioso, accidente cerebrovascular y un tipo poco común de inflamación cerebral, la encefalomielitis diseminada aguda (EMAD).

Según un comunicado del UCL “parece” que durante la pandemia por SARS-CoV-2 está aumentando la prevalencia de la EMAD, una patología “rara y a veces mortal”, aunque los investigadores no están seguros de si esta afección se debe al virus o a la reacción inmunitaria que desencadena. De hecho, el equipo del hospital declaró que lo habitual es ver alrededor de un paciente adulto al mes con EMAD, mientras que la tasa pasó a un mínimo de uno a la semana durante el periodo del estudio, lo que consideran “un aumento preocupante”.

Síntomas de tipo neurológico sin problemas respiratorios graves

Para realizar el estudio, que se ha publicado en la revista Brain, se analizaron los datos de 43 individuos de 16 a 85 años, que eran casos confirmados o sospechosos de infección por coronavirus. Algunos de ellos no desarrollaron problemas respiratorios graves, sino que sus principales síntomas, y los primeros en aparecer, fueron de tipo neurológico.

En algunos pacientes se hallaron pruebas de que la inflamación del cerebro estaba “probablemente causada” por una respuesta inmune a la infección

Del total de estas personas, 12 presentaron inflamación cerebral y, de estas, nueve sufrieron EMAD, un trastorno que por lo general se ve en niños y que puede ser originado por infecciones víricas. No se detectó el coronavirus en el líquido cefalorraquídeo de ninguno de los pacientes del estudio, lo que “sugiere que el virus no atacó directamente al cerebro para causar la enfermedad neurológica”, señala el comunicado.

Sin embargo, en algunos de los pacientes se hallaron pruebas de que la inflamación del cerebro estaba “probablemente causada” por una respuesta inmune a la enfermedad, lo que “sugiere que algunas complicaciones neurológicas de la COVID-19 podrían provenir de la respuesta inmunológica, más que del propio virus”. Michaell Zandi, uno de los investigadores del UCL, ha declarado que encontraron un mayor número de individuos con problemas neurológicos de lo esperado, que “no siempre tenían correlación con la gravedad de los síntomas respiratorios”.

Por este motivo, Zandi afirma que es necesario “vigilar estas complicaciones en personas que han tenido COVID-19”, y añade que “queda por ver si veremos una epidemia a gran escala de daños cerebrales relacionados con la pandemia, tal vez similar al brote de encefalitis letárgica en los años 1920 y 1930, después de la pandemia de gripe de 1918”.

Daños cerebrales y nerviosos asociados al coronavirus

La nota del UCL añade que entre los pacientes del estudio también se detectaron 10 casos de encefalopatía transitoria (disfunción cerebral temporal) con delirio, lo que concuerda con los hallazgos de estudios previos que encontraron evidencias de delirio con agitación. Ocho de los pacientes experimentaron accidentes cerebrovasculares y daños nerviosos, especialmente el síndrome de Guillain-Barré, que normalmente se produce tras una infección respiratoria o gastrointestinal.

Las personas que se están recuperando del COVID-19 deberían solicitar "consejo profesional de salud si experimentan síntomas neurológicos"

Otro de los firmantes del artículo, Ross Paterson, ha indicado que probablemente se desconozcan todavía los daños que puede causar el COVID-19 a largo plazo, ya que la enfermedad apareció hace solo unos meses, por lo que es importante que los médicos sean conscientes de sus posibles efectos neurológicos porque un diagnóstico precoz puede mejorar el pronóstico de los pacientes, y ha recomendado que las personas que se están recuperando de la infección soliciten “consejo profesional de salud si experimentan síntomas neurológicos”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD