El COVID-19 puede alterar el equilibrio de la microbiota intestinal

La infección por coronavirus puede afectar negativamente a las bacterias beneficiosas del intestino, un hallazgo que ayudará a desarrollar suplementos probióticos que corrijan los desequilibrios en la microbiota intestinal.
Escrito por: Eva Salabert

29/11/2022

Mujer mostrando una tarjeta con la silueta del virus covid pintada

A lo largo de la pandemia por COVID-19 se ha comprobado que esta enfermedad afecta a distintos órganos y puede dejar secuelas muy diferentes, desde dificultades respiratorias a trastornos neurológicos, neuropsiquiátricos, psicológicos, etcétera. Un nuevo estudio ha observado ahora que la infección por coronavirus también tiene consecuencias para las bacterias presentes en nuestro intestino porque puede alterar la composición y el equilibrio de la microbiota intestinal.

PUBLICIDAD

Los investigadores analizaron el impacto del SARS-CoV-2 en el microbioma (el conjunto de microorganismos que viven en el interior y el exterior del cuerpo humano) de pacientes con COVID y voluntarios en el Hospital Universitario Robert Wood Johnson en New Brunswick y comprobaron que la infección aguda alteraba el equilibrio saludable entre los microbios intestinales beneficiosos y los que no lo son –lo que se conoce como disbiosis intestinal–, sobre todo en el caso de que hubieran recibido tratamiento antibiótico.

Los primeros resultados del estudio se han publicado en la revista Molecular Biomedicine y podrían ayudar a desarrollar suplementos probióticos que corrijan los desequilibrios intestinales provocados por el coronavirus en futuros pacientes, según han afirmado sus autores, que comenzaron la investigación en mayo de 2020, en los inicios de la pandemia, porque muchos pacientes con COVID referían problemas gastrointestinales, e incluso seguían quejándose por ellos tras superar la infección.

PUBLICIDAD

Los antibióticos influyeron en el desequilibrio de la flora intestinal

“Queríamos obtener una comprensión más profunda al observar muestras que nos dieran una indicación sobre el estado del microbioma intestinal en las personas”, ha declarado Martin Blaser, presidente Henry Rutgers del Microbioma Humano en la Universidad de Rutgers, director del Centro de Biotecnología y Medicina Avanzadas (CABM) en Rutgers y autor del estudio. “Lo que encontramos fue que, si bien había diferencias entre las personas que tenían COVID-19 y las que no estaban enfermas, la mayor diferencia con los demás se observó en las que habían recibido antibióticos”.

“Estos hallazgos pueden ayudar a identificar objetivos microbianos y suplementos probióticos para mejorar el tratamiento con COVID-19”

Cuando no se disponía de tratamientos contra el COVID-19 ni vacunas era habitual administrar ciertos antibióticos a los enfermos para combatir posibles infecciones secundarias, ha explicado Blaser, que añade que los seres humanos somos portadores de una gran cantidad de poblaciones microbianas muy diversas, que viven en el tracto gastrointestinal, en la piel y en otros órganos, y que son mayoritarios en el colon.

PUBLICIDAD

El microbioma desempeña un papel clave en la salud humana e interactúa con el metabolismo, el sistema inmunitario y el sistema nervioso central, y tiene numerosas funciones, entre ellas “proteger el cuerpo humano contra los patógenos invasores, ya sean bacterias, virus u hongos”, señala Blaser. Por ello, si se pierde el equilibrio entre microbios beneficiosos y patógenos en el microbioma de un individuo pueden aparecer problemas de salud.

Para estudiar los microbiomas el grupo de científicos midió poblaciones de microorganismos en muestras de heces procedentes de 60 personas –20 pacientes con COVID-19, 20 donantes sanos y 20 individuos recuperados de COVID-19– y al comparar los microbiomas de pacientes infectados con los de personas sanas y recuperadas encontró grandes diferencias en la cantidad de 55 especies diferentes de bacterias. Su próximo objetivo es seguir analizando los microbiomas de los pacientes en el estudio para determinar el efecto a largo plazo del COVID en los microbiomas individuales.

PUBLICIDAD

“La investigación adicional de los pacientes mejorará la comprensión del papel del microbioma intestinal en la progresión y recuperación de la enfermedad COVID-19”, ha afirmado Blaser. “Estos hallazgos pueden ayudar a identificar objetivos microbianos y suplementos probióticos para mejorar el tratamiento con COVID-19”.

Actualizado: 29 de noviembre de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD