PUBLICIDAD

Tercera edad
Mayores a la playa: saca partido a tus vacaciones
La playa y el mar aportan beneficios a todo el mundo, pero especialmente a las personas mayores. Toma nota de cómo sacarle el máximo provecho a tus vacaciones sin descuidar tu salud o disfrutando de los nietos.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Caminar y nadar, las mejores actividades para los mayores en la playa

Caminar y nadar, las mejores actividades para los mayores en la playa

Caminar por la orilla del mar, además de muy agradable, es un buen ejercicio para los mayores.

Para sacar el máximo beneficio a tus vacaciones en la playa, además de descansar debes hacer algo de ejercicio. Entre las diferentes opciones te proponemos que camines descalzo por la orilla entre 30 minutos y una hora, según tu capacidad y estado físico, en las horas en las que la radicación es menos intensa. ¿Sabes por qué? Andar por la arena húmeda mejora la circulación, mientras que los contrastes de frío-calor que sientes cuando llega una ola a tus tobillos favorece la tonificación, reduce la inflamación y resulta muy agradable.

Si estás capacitado para ello porque durante todo el año has realizado ejercicio físico, prueba a andar a paso rápido para fortalecer aún más tus músculos, si consigues hacerlo en la playa, cuando lo hagas sobre una superficie más sólida te resultará aún más fácil.

En el caso de que andar a un ritmo alto siga siendo poco para ti puedes elevar la intensidad, pero siempre controlándote y sin excederte. Puedes probar a meterte un poco más en el mar y andar dando zancadas, elevando un poco las rodillas, ten en cuenta que es un ejercicio duro, así que puedes realizarlo durante cinco minutos y luego seguir con tu marcha a un ritmo más bajo, o descansar un rato dándote un chapuzón que te refresque para seguir andando.

Para que la caminata sea aún más completa, no olvides mover los brazos al ritmo que andas con los codos ligeramente flexionados para evitar que las manos se hinchen,  así también ejercitarás la zona superior del cuerpo.

Por último, acuérdate de intentar mantener el abdomen duro y la espalda recta para evitar molestias en la espalda, especialmente en la zona lumbar, y así aprovechar para fortalecer la zona central de tu cuerpo. Tampoco olvides ponerte un sombrero, llevar agua para que no te deshidrates y volver a aplicarte protector solar cuando acabes el ejercicio porque el sudor habrá eliminado el que te has echado previamente.

Nadar en el mar es un ejercicio perfecto para los mayores

Y después de la caminata… ¡que mejor que darse un buen chapuzón! Si durante todo el año estás beneficiándote de la natación en una piscina cubierta, está de más que te digamos que no dejes de hacerlo durante tus vacaciones playeras, porque además de ayudarte a mantenerte en forma, al nadar en la playa tu organismo va a obtener las sustancias beneficiosas presentes en el agua del mar.

Para quienes no suelen nadar, si la playa elegida tiene un oleaje muy fuerte, no recomendamos que comiencen a hacerlo este verano. Sin embargo, si te encuentras en una playa con poco oleaje no desaproveches la oportunidad de dar algunas brazadas moviendo a la vez los pies porque esta práctica es un ejercicio aeróbico perfecto para activar todos tus grandes grupos musculares sin que tus articulaciones sufran impactos; mientras que se activa el metabolismo, fortaleces el corazón, ganas fuerza y agilidad y favoreces la pérdida de peso.

En el caso de que no te defiendas muy bien en el agua, pídele a tu nieto (una actividad sana y divertida que puedes practicar con él) o a algún otro familiar o amigo que te coja de los brazos y ande para atrás mientras pataleas, mantén la cabeza alta para avisarle de la presencia de otros bañistas. 

Actualizado: 7 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD